Groupe PSA oficializa su sede norteamericana en Atlanta

Groupe PSA oficializa su sede norteamericana en Atlanta

24 enero, 2018

Groupe PSA anuncia que establecerá su sede central en Atlanta, Estados Unidos. Un lugar que ofrece el mejor equilibrio entre entorno económico, competencias y calidad de vida, según el fabricante francés. Elementos que sin duda necesitará para poder desarrollar sus objetivos.

Los automóviles europeos no han visto sus mejores resultados en Estados Unidos, y de eso da cuenta Groupe PSA. De hecho, la última vez que la compañía automovilística vendió coches en el lado norte del continente americano fue en 1991.

Para revertir este bajísimo nivel de interés de los norteamericanos por el producto automovilístico europeo, Groupe PSA, 2º constructor automovilístico en Europa, tiene decidido invertir tiempo y dinero en potenciar sus coches. Para ello ya anunció en abril de 2016, su regreso al mercado norteamericano con un proyecto dividido en 3 etapas anunciado en el plan Push to Pass.

La empresa francesa ha elegido uno de los puntos más industriales de América del Norte para establecer su sede central, Atlanta, Fulton County, estado de Georgia. La sede estará operativa a partir de febrero de 2018 y ya cuenta con un primer equipo creado para elaborar la estrategia y gestionar su puesta en marcha.

Atlanta, epicentro industrial en América del Norte

La decisión de instalarse en Atlanta por parte de Groupe PSA responde a varios meses de trabajo, a escala nacional, para localizar el mejor equilibrio entre entorno económico, competencias y calidad de vida. “Nuestras necesidades en el ámbito de la tecnología y de innovación relacionadas con la movilidad y la cultura automovilística existente han sido determinantes para decidirnos por Atlanta como la sede más adecuada”, afirmó Larry Dominique, Director de la Entidad América del Norte.

Por su parte, Pat Wilson, comisario del GDEcD (Departamento de Desarrollo Económico de Georgia), quiso recordar que la vuelta de la empresa francesa a Estados Unidos supone “un fantástico apoyo para nuestra comunidad automovilística”.

Aunque la situación de la empresa francesa no vive sus mejores momentos en Europa, parece estar dispuesta a reinventarse y apostar en un mercado que hasta ahora no le ha aportado grandes beneficios.  Por ahora, sólo queda esperar para comprobar si el mercado norteamericano abre sus puertas.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba