PSA cancela los contratos de concesiones Opel y planteará nuevas condiciones

PSA cancela los contratos de concesiones Opel y planteará nuevas condiciones

El fabricante francés PSA recortará gastos reduciendo el número de concesionarios de Opel, a la que compró en 2017, y modificando las condiciones contractuales con los que pervivan. En España, la red de Opel cuenta con 110 establecimientos.

El CEO de Vauxhall, la filial de Opel en el Reino Unido, Stephen Norman, ha dicho en rueda de prensa que la marca de Rüsselsheim tiene prevista una reducción del número de concesionarios en el país británico y en el resto de Europa. Esta decisión viene sistematizada por el nuevo propietario, el Grupo PSA (Peugeot-Citroën), y por el plan PACE! que contempla una mayor rentabilidad para Opel en 2020.

Así afecta el Brexit a la industria del automóvil en Reino Unido

La red de concesiones Opel está formada por 1.600 empresas y lo que se pretende es ir cancelando los contratos para después volver a conceder a un grupo más reducido de compañías la representación de Opel a lo largo de más años. Eso sí, en lo que ha insistido Norman es en que ninguno de los 12.000 trabajadores de esa extensa red será despedido, sino que podrían ir siendo absorbidos por las otras marcas o por los puntos de venta de coches usados.

¿Se arrepiente PSA de haber comprado Opel?

¿Qué va a pasar en España?

Por el contrario, algunas fuentes sí advierten de que estas renegociaciones de contratos podrían dejar establecimientos cerrados en nuestro país, ya que la tendencia en el mercado es hacia la contratación y, según han apuntado incisivamente desde la patronal Faconauto, “la ausencia de una mejor regulación para la relación marca-red de venta deja la sartén por el mango a la marca, que negocia las condiciones a su gusto.”

No obstante, tal y como aseguran los propios portavoces de Opel España, la inmensa mayoría de los 110 puntos de venta que la marca tiene en nuestro país renovarán esos contratos renegociados en los próximos meses con unas condiciones que llegarán desde la sede europea. De hecho, gran parte de ellos ya han recibido la carta con la que el fabricante del rayo deja patente sus intenciones de querer seguir con el vínculo existente en la actualidad. Lo que va a hacer ahora Opel es reunirse con estos más de cien concesionarios que sustentan su red española para mostrarles y explicarles el nuevo statement de negocio y, a su vez, animarles a que continúen participando en la distribución de sus vehículos.

¿Cómo afecta esto a los clientes de Opel?

Pues realmente, de ningún modo… Se trata sólo de un cambio en el modelo de negocio. Los clientes, como decimos, van a seguir teniendo la mayor parte de las concesiones que están hoy en día. No va a faltar soporte ni para la venta de modelos Opel ni para su mantenimiento posventa. También, para los más tecnológicos, seguirá existiendo la opción de configurar una versión personalizada para hacerla realidad en uno de estos concesionarios. Por supuesto, estas informaciones no implican ni la desaparición de los concesionarios Opel en España ni en ningún otro país (sí alguna reducción en el número de instalaciones) y mucho menos la de la propia marca.

¿Por qué tienen que reducir costes en PSA?

Lo cierto es que la causa esencial de ese deseo de reducir costes en PSA podría estar provocada por el desplome de las ventas en Estados Unidos y en buena parte del Viejo Continente (Italia y UK, principalmente). También la situación vivida en Alemania, donde un sindicato ha logrado un incremento salarial por encima de las aspiraciones del sector, podría haber servido como punto de inflexión. Sin embargo, no es menos importante el hecho de que muchos fabricantes ya empiezan a idear proposiciones que afronten con garantías el futuro próximo que viene a la industria; nos estamos refiriendo a la venta online, a los puntos de venta presencial masificados o al fomento y crecimiento del uso de vehículos eléctricos que necesitarán un mantenimiento menor.

En España, la producción de PSA se concentra en Villaverde (Madrid), en Vigo y, tras la compra de Opel, también en Figueruelas (Zaragoza), donde una gran parte del sector industrial vive directa e indirectamente de lo que se fabrica allí. Las líneas de producción, al igual que las concesiones, están subordinadas a los bandazos que pueda experimentar la automoción a nivel global e incluso local. Y más en una época en la que vienen -están viniendo- una serie de cambios significativos acelerados por las medidas anticontaminación de las administraciones y también por la demanda tecnológica de las nuevas generaciones.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba