Noticia

La Unión Europea fija en 2035 el fin de las ventas de coches de combustión

Ampliar

14 de julio, 2021

La Comisión Europea ha presentado un ambicioso paquete de medidas para la reducir las emisiones contaminantes que, además de la prohibición de los coches de gasolina, diésel e híbridos, prevé el despliegue de una amplia red de puntos de recarga.

Las políticas verdes son una prioridad para la Unión Europea y así lo demuestra la propuesta que ha efectuado hoy la Comisión Europea: el fin de la producción y venta de coches de combustión en 2035. La medida, que incluiría también a los coches híbridos y de gas, se enmarca dentro del ambicioso plan Fit for 55 que tiene como objetivo reducir las emisiones contaminantes en un 55% respecto a los datos registrados en 1990 y alcanzar la neutralidad climática (cero emisiones) en 2050.

Para ello, los expertos comunitarios plantean un avance gradual con un objetivo intermedio de reducción del 55% de las emisiones contaminantes de los nuevos coches y furgonetas en 2030 y reducirlas a cero cinco años después.

En esta senda, los automóviles híbridos están también «llamados a desparecer», señalan fuentes comunitarias, que matizan que este tipo de vehículos tienen aún un papel relevante que jugar en la reducción progresiva de emisiones.

Puede que te interese: La autonomía del coche eléctrico y el problema de la batería que no se tiene en cuenta

En el caso de la automoción, Bruselas quiere centrar los esfuerzos en los coches y furgonetas porque representan el «gran problema» de Europa para controlar las emisiones, por lo que los vehículos de dos ruedas quedan excluidos de las nuevas normas.

Tampoco afectará a los vehículos pesados porque están cubiertos por una legislación más reciente que Bruselas sopesa revisar el próximo año, cuando tenga más datos sobre esta flota y su huella ecológica.

Para asegurar la transición de los conductores europeos a coches de batería o hidrógeno, la Comisión quiere también que los Estados miembro tomen medidas para asegurar que podrán recargar sus vehículos cuando transiten por el territorio europeo.

De este modo, la propuesta de Bruselas prevé un punto de recarga eléctrica fijo cada 60 kilómetros en la red transeuropea de transporte (TEN-T) y cada 150 kilómetros para el repostaje de hidrógeno.

El Plan Fit for 55 incluye a la aviación y el sector marítimo

El fin de la producción de coches diesel o gasolina es una de las medidas clave pero no la única del vasto paquete bautizado como ‘Fit for 55’ con el que el Ejecutivo comunitario quiere allanar el camino al objetivo de reducción de emisiones del 55% en 2030 (con respecto a los registros de 1990), que incluye también iniciativas que afectarán a los sectores aéreo y marítimo.

«Las emisiones de CO2 deben tener un precio para incentivar a consumidores, productores e innovadores a elegir las tecnologías y productos limpios», ha defendido la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al presentar las grandes líneas de la nueva ‘hoja de ruta’ para situar a la Unión Europea la cabeza de la lucha climática internacional y justificar que los sectores de la aviación y marítimo serán también incluidos en el sistema europeo de comercio de emisiones (ETS, por sus siglas en inglés).

A Bruselas le preocupa también la falta de compromiso en la reducción de emisiones en áreas como el transporte por carretera o la construcción, por lo que plantea también un sistema de comercio de emisiones paralelo para la distribución de combustible en estos dos sectores.

El vicepresidente comunitario responsable del Pacto Verde, Frans Timmermans, ha querido subrayar en rueda de prensa que este nuevo sistema se aplicará «a los proveedores de combustible y no a los hogares ni a los conductores» a partir de 2025.

Conscientes de que parte de esta medida podría repercutir en la factura de los usuarios, la Comisión plantea la creación de un Fondo Social para el Clima con el que ayudar a los colectivos más vulnerables a cumplir con el nuevo sistema.

El fondo contará con recursos del presupuesto europeo hasta sumar el equivalente a un 25% de los ingresos previstos a través del sistema ETS para edificios y carreteras, lo que según las estimaciones de Bruselas supondrá 72.200 millones de euros para el periodo 2025-2032.

Las doce grandes propuestas que arman el proyecto ‘Fit for 55’ para acelerar la transición ecológica incluyen también compromisos más ambiciosos, por ejemplo al 40% la proporción de renovables en el consumo energético de la UE en 2030, deberán aún superar la negociación con el Parlamento europeo y los Veintisiete, en donde se prevé un proceso complejo por las diferencias entre países.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • ANTONIO

    Todo muy bonito, que haremos con la gestión de las baterías cuando sean millones en cuanto a fabricación y reciclado.
    Y el precio, ahora para comprar un coche con autonomía y que no haya que empujarle hay que gastar 40.000€, creo que no hay capacidad económica en general.

    • Txuchin

      Los políticos son así.

    • Guillermo

      No solo cuando sean viejas las baterías, fabricarlas, y la extracción del litio es sumamente contaminante. Pero claro, como no se extrae tanto, o no se extrae en Europa, que sur america se arruine.

  • Pepe Molina

    Y que pasa con los compromisos del resto del mundo mundial. Que la “vieja” Europa somos unos cuantos respecto al total de la población mundial con sociedades emergentes. Sería más sensato meter menos miedo y plantear objetivos alcanzables acordes con la globalización. Lo mismo pensamos en hacer un bresikt con el mundo similar al de los ingleses.

  • Ramiro

    Estupendo: que a los europeos nos prohíban los coches de gasolina, diésel e híbridos, y se se fabriquen, vendan y usen a placer en el resto del mundo ; que nosotros dejemos de viajar en avión y se lo pongan mucho más difícil al comercio europeo con camiones y marítimo. Que reduzcamos nuestras emisiones drásticamente a costa de nuestro desarrollo y prosperidad cuando China, India, EEUU emiten masiva e incontroladamente, y piensan seguir siendo los principales emisores de contaminantes. Ya reduciremos nosotros más, o del todo, y paguemos muchos más impuestos «verdes» para compensar una pequeña parte de la contaminación de otros. Los currantes europeos, pardillos de la Tierra, ya pagarán el pato por el resto. Eso sí, los burócratas, élites globalistas en su nube de Bruselas, pase lo que pase seguirán con sus sueldos astronómicos, y seguirán comprándose casas domóticas donde aparcar sus deportivos eléctricos…

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche