Noticia

Los problemas mecánicos que puede sufrir tu coche por ir a 20 km/h

Ampliar

16 de noviembre, 2020

Conducir a baja velocidad en ciudad puede suponer una serie de problemas para nuestro coche. Te contamos los principales para que tengas cuidado.

La Dirección General de Tráfico acaba de establecer unos nuevos límites de velocidad en el ámbito urbano. La velocidad máxima en las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera se reducirá de 50 hasta los 20 kilómetros por hora y el incumplimiento de estos límites se sancionará con multas de entre 200 y 500 euros y con la pérdida de entre 2 y 6 puntos del carnet.

La intención de las autoridades es reducir la siniestralidad en ciudad y que la fluidez del tráfico no se vea afectada. No obstante, esta menor velocidad de paso para los coches puede tener consecuencias negativas, mecánicamente hablando, para el automóvil, afectando a la eficiencia del vehículo.

Los diésel, los más afectados

Según nuestro compañero Rubén Fidalgo, experto en el mundo del automóvil, “circulando en primera y segunda, son los rangos que más combustible consumen”, afectando, sobre todo, a los coches diésel, “que pueden presentar mayores problemas en los filtros antipartículas”, cuya sustitución puede ser costosa (entre 4.000 y 5.000 euros).

“En concreto, puede aparecer un exceso de hollín de la combustión, que tapona rápidamente los filtros antipartículas, obligando a aumentar el número de ciclos de regeneración de los mismos. Esto dispara el consumo de combustible, ya que en esos ciclos se producen post-inyecciones para quemar la ceniza del filtro y limpiarlo”, afirma Fidalgo.

“Este problema afecta especialmente a los vehículos diésel empleados en un uso urbano, ya que el motor nunca suele funcionar por encima de 2.000 rpm”, añade.

¿Cuáles son las averías más frecuentes en los coches diésel?

Por su parte, para los vehículos eléctricos o híbridos, este nuevo límite es ventajoso, ya que el nivel de consumo es menor, con lo que crecerá la autonomía de uso.

Otros expertos aluden, aparte de la problemática con el filtro de partículas, al uso del embrague en los vehículos con cambio manual, que sufrirá un mayor desgaste y puede adelantar su sustitución (tampoco es una pieza barata, oscilando entre los 500 y los 1.500 euros).

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Duracero

    El «gran hermano» disuadiendo a usar los «nuevos» ( tienen tanta antigüedad como los de combustión, simplemente,no eran viables ) y útiles vehículos a pilas. ¡FORZA FERRARI!

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche