Noticia

¿Cómo han dejado este Escarabajo los de Volkswagen?

40 fotos

Ampliar

10 de diciembre, 2018

Hasta ahora Volkswagen sólo ofrecía sus servicios para realizar restauraciones oficiales de la mítica furgoneta T1. Éste es el primer Escarabajo que someten a una restauración integral y éste es el resultado.

Cada vez son más las marcas que por fin se dan cuenta de que mantener su patrimonio histórico no sólo es rentable sino que crea más imagen de marca y es la única cosa en la que siempre serán mejores que sus rivales coreanos o chinos, que no tienen un pasado del que estar orgullosos, mientras que sus productos actuales y, probablemente, los futuros, sean mejores que los de la mayoría de marcas “históricas”. Mercedes, Jaguar, Rolls-Royce… son marcas que tienen mucha tradición en la restauración y conservación de su patrimonio, otras, en cambio, son más novatas.

Volkswagen decidió crear su propia división de clásicos y realizar restauraciones oficiales cuando vio las cotizaciones que alcanzaban en el mercado las míticas furgonetas VW T1. Algunas de sus versiones, especialmente la conocida como 23 ventanas, suelen rozar los 100.000 euros en las subastas, así que, ¿por qué no sacar tajada?.

Hasta ahora, la T1 y T2 eran los únicos modelos que la marca aceptaba para restaurar en sus propias instalaciones, sencillamente por su valor, que hacía rentable a los propietarios afrontar una costosa labor.

Aunque algunos modelos del mítico Escarabajo también se cotizan por encima de las seis cifras (especialmente los VW roadster Hebmüller), lo normal es que su cotización no supere los 10 o 15 mil euros, así que el que se hayan decidido a restaurar en Volkswagen Méjico este sencillo Escarabajo que no parece tener nada de especial es todo un hito.

Para muchos, esta restauración puede ser un sacrilegio. En la actualidad, en el mundillo de los clásicos se cotiza más un coche “en su salsa” y con la pátina que sólo el paso de los años puede crear que uno completamente rehecho. Además, aquí se junta otra cosa que de se debe tener en consideración y es que los “Beetle” fabricados en Alemania se cotizan más que los mejicanos, y éste nació en Alemania, pero se ha rehecho en la factoría de Puebla. Vamos a ver su historia.

Annie, el VW Escarabajo de Kathleen Brooks

El Escarabajo de 1966 luce mejor que nuevo en 2018.

40 fotos

Ampliar

El Volkswagen Escarabajo es todo un fenómeno social más que un coche, especialmente el modelo clásico. Sus simpáticas formas han creado toda una legión de fanáticos de este modelo y decenas de miles de historias singulares. Ésta es una de ellas, pero por algún motivo llamó la atención de los responsables de Volkswagen en Norteamérica, quienes decidieron dar una segunda juventud a este ejemplar.

Se trata de un sencillo VW Escarabajo vendido en la segunda mitad de 1966, de modo que ya viene con las especificaciones del año modelo 67. Kathleen Brooks se hizo con su flamante Beetle en diciembre de 1966 y desde entonces ha sido su compañero inseparable, mejor dicho, compañera, porque Kathleen bautizó a su Escarabajo con el nombre de Annie.

Brooks trabaja como terapeuta con mujeres que sufren o han sufrido cáncer, como ella misma, y según ella, la historia de Annie es un poco como la suya. Los años han hecho mella en su aspecto y tiene alguna arruga en su piel, pero sigue funcionando y cumpliendo con su cometido día tras día.

Para devolverle el esplendor, Volkswagen USA recogió a Annie en su casa y la llevaron hasta la factoría de Puebla, en Méjico, donde ha sido sometida a un profundo trabajo de restauración.

La restauración de Annie, el Escarabajo, en Puebla

El trabajo de restauración ha sido un proceso laborioso, pero ha merecido la pena.

40 fotos

Ampliar

Toda restauración es siempre una tarea laboriosa y que lleva más tiempo del que se suele estimar. Aunque un coche luzca impoluto, cuando empiezas a rascar siempre encuentras abolladuras, óxidos, reparaciones precarias, piezas que han sido substituidas por otras no originales, etc.

En el caso de este Escarabajo de diciembre del 66, para dejarlo como nuevo ha sido necesario el trabajo de 50 personas durante once meses. Casi el 40% de las piezas de Annie han tenido que ser sustutuidas y 347 elementos restaurados minuciosamente para dejarlos como nuevos.

Para esta restauración se ha desmontado por completo el coche, se ha revisado su motor, la caja de cambios, suspensiones, instalación eléctrica, interiores… absolutamente todo se ha separado, clasificado, reparado o renovado para dejar a Annie como el día en que ella y Kathleen se conocieron.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche