Navya Arma, el primer autobús autónomo y eléctrico de producción

Navya Arma, el primer autobús autónomo y eléctrico de producción

13 junio, 2016

El Navya Arma es, según el fabricante, el único vehículo 100% autónomo que se puede comprar en la actualidad. Tiene capacidad para 15 pasajeros y puede circular a una velocidad máxima de 45 km/h.

La empresa francesa Navya, con sede en París y Lyon, ha presentado el primer vehículo de producción totalmente autónomo, es decir, no necesita conductor. Además, es 100% eléctrico. Con este proyecto, la empresa quiere responder a los nuevos retos de movilidad sostenible que plantea el transporte del S-XXI.

El Navya Arma, así se ha denominado, está concebido para su uso como transporte público. De dimensiones contenidas, solo mide 4,8 metros de largo, el primer autobús autónomo y eléctrico del mundo tiene capacidad para 15 pasajeros.

El Navya Arma es un vehículo perfecto para realizar labores de lanzadera en circuitos cerrados. De hecho, ya está en funcionamiento en varios lugares. En la planta nuclear de Civaux, que cuenta con una extensión de 220 hectáreas, el Navya Arma ha sustituido a un autobús diésel. Circula cada cinco minutos y cubre los desplazamientos de trabajadores que pueden llegar a recorrer hasta 2,5 kilómetros entre una oficina y otra.

Una de las principales ventajas de este autobús autónomo es que puede implantarse con bastante facilidad, ya que no requiere de una infraestructura específica para su funcionamiento más allá de una estación de recarga para sus baterías.

Con una velocidad máxima de 45 km/h, el Navya Arma puede estar en funcionamiento entre 5 y 13 horas antes de que se agote por completo la energía almacenada en las baterías.

El primer autobús autónomo de producción cuenta con una serie de sensores que interactúan entre sí para tomar la mejor elección posible. La toma de decisiones se realiza en función de tres aspectos fundamentales: percepción, detección de obstáculos y previsión de los desplazamientos.

Entre los sensores más importantes, nos encontramos:

Sensores LIDAR de percepción 3D: se encargan de mapear el entorno y detectar los obstáculos.

GPS RTK: determina la posición exacta del vehículo.

Cámara de visión estereoscópica: recaba toda la información necesaria (señales de tráfico, semáforos…) y analiza el entorno para asegurar la detección de todos los obstáculos.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba