Noticia

Esto que haces mal con tu perro viajando en coche puede ser muy peligroso

Ampliar

08 de agosto, 2020

El 32% de los encuestados deja sueltos a los perros dentro del habitáculo del coche, con los peligros que eso implica en caso de frenazo brusco o accidente.

Durante las vacaciones, son muchos los que se llevan sus mascotas consigo en los viajes en automóvil, según se desprende de la encuesta del comparador de seguros Acierto.com. Para la compañía, 9 de cada 10 españoles prefieren ir de vacaciones con su perro en lugar de hacerlo solos.

El coche, el medio favorito para viajar con perro

En cuanto al medio de transporte favorito, el 85% se decanta por el coche frente a otros como el tren o el avión, que solo es defendido por el al 11,4% y al 3%, respectivamente. En esto incide, según el informe de Acierto.com, el desconocimiento sobre las políticas de transporte para mascotas del tren y el avión y las restricciones de las compañías.

Es por eso, que el coche sigue siendo el modo de transporte favorito para llevar a nuestra mascota con nosotros de vacaciones, aunque las prácticas que utilizamos con ellos no son las más adecuadas.  De esta manera, según los datos recabados por Acierto.com, el 32% de los encuestados los deja sueltos dentro del habitáculo del vehículo, con los peligros que eso implica en caso de frenazo brusco o accidente.

El 4% de los consultados admite que esta práctica es la habitual,  mientras que el 28% restante apunta a que solo actúa de esta manera de manera ocasional. Por sexos, los hombres llevan sueltos a sus mascotas con mayor frecuencia; en concreto, un 23% más que las mujeres.

De esta manera, uno de cuatro conductores reconoce haberse distraído a causa de su mascota mientras que estaba conduciendo. Además, en más de la mitad de los casos se combina con la presencia de niños en los asientos traseros, algo que podría incrementar el riesgo de sufrir un descuido durante la marcha y, por tanto, de sufrir un accidente.

Y las consecuencias de estas colisiones, fruto de la presencia, sin atar, de nuestros  amigos caninos son mucho peores, ya que el peso del perro se multiplica por entre 20 o 30. «Es decir, en un choque de este tipo a 50 kilómetros por hora, un perro de 10 kilos supondría una masa de colisión de unos 200 o 300 kilos. Algo que podría ocasionar daños más graves de lo que a priori podríamos pensar», explica Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com.

Este es el producto para el coche más vendido de Amazon: te resuelve la vida por menos de 20 euros

El experto también apunta a sus posibles lesiones de los animales pues, por regla general, las aseguradoras no los consideran como «ocupantes del vehículo». Al hilo de esto, recuerda que existen pólizas específicas para cubrir los gastos del veterinario y que incluso contemplan indemnizaciones por accidente o defunción.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche