Noticia

Porta “Flechas de Plata”

Ampliar

23 de noviembre, 2009

Mercedes-Benz reúne los camiones de transporte de sus bólidos.

Las “Flechas de Plata” de Mercedes-Benz celebran su 75 aniversario este año tras su debut en competición en 1934. Sus pilotos Rudolf Caracciola y Manfred von Brauchitsch son hoy leyendas del automovilismo. Sin embargo ni las “Flechas de Plata” de entonces ni las actuales acuden a los circuitos por sus propios medios. Los sofisticados coches de competición necesitan una perfecta infraestructura logística. Si los vehículos no son transportados hasta las carreras, estas no pueden celebrarse. Algunos de los camiones Mercedes utilizados en este menester no son menos espectaculares que los propios bólidos de competición que llevan. El año que viene, una vez más, los camiones Mercedes-Benz serán utilizados para llevar “Flechas de Plata”, las del nuevo equipo de F1 Mercedes Grand Prix.


Un nuevo mundo se abre a los visitantes de un trailer de un equipo de competición cuando abre su puerta. Una zona habilitada para el descanso sirve de refugio a los pilotos. Todo está cuidado al detalle: un cajón específico para el casco, un armario exclusivo para el mono ignifugo, monitor de TV y bebidas energéticas frías en la nevera.
Los camiones y trailers de hoy no son sólo medios de transporte, también suponen sofisticados lugares de trabajo y cómodas salas de descanso. En el pasado los pilotos de los “Flechas de Plata” de los 30 y 50 no disfrutaban de estas comodidades. Si vieran los camiones que hoy en día se utilizan los confundirían con naves espaciales. Viendo juntas las 3 generaciones de camiones queda patente la evolución que también han experimentado estos vehículos. Comparado con el actual Actros de 4 metros de altura y 16,5 metros de longitud, sus antecesores parecen de juguete.


Ya en 1920 Mercedes-Benz descubrió las ventajas de los chasis dispuestos a baja altura: permitían un acceso y una carga/descarga fácil. Esta innovación se utilizó en 1934 en el diseño de los primeros camiones destinados al transporte de los “Flechas de Plata”. En grandes letras blancas en los laterales de madera del Lo 2750, como vulgarmente se conocía a este camión, se podía leer: “Mercedes-Benz Rennabteilung” (Mercedes-Benz departamento de Competición).


A pesar de su sencillo diseño este tipo de camión transportó gran número de vehículos campeones. En junio de 1934 el nuevo “Flecha de Plata” W 25 con motor sobrealimentado ganó la Eifel Race en Nürburing, comenzando así una serie de victorias que durarían hasta 1939. Después de cada victoria los camiones paseaban orgullosos los “Flechas de Plata” por las calles.


Ante la necesidad del transporte urgente de vehículos o repuestos, el mítico jefe de Competición de Mercedes-Benz Alfred Neubauer realizo una petición al departamento de desarrollo. El único requisito era que pudiera transportar de forma rápida y segura un coche de carreras. El resultado fue un vehículo único que sigue fascinando. Su estructura se basaba en el alargamiento del chasis tubular del 300 S coupé. Su potente motor de 192 CV, ya entonces de inyección directa de gasolina, se tomó del legendario 300 SL, mientras que el resto de componentes de la carrocería y algunos elementos interiores procedían del 180 berlina.


El camión Actros utilizado actualmente también ha transportado vehículos campeones. En Formula 1, por ejemplo, ha llevado el monoplaza con el que Lewis Hamilton se proclamó Campeón del Mundo en 2008, y la próxima temporada tendrá que trasladar al nuevo equipo Mercedes Grand Prix. El Actros también se ocupa de los Clase C AMG del DTM (Campeonato Alemán de Turismos) de los pilotos Paul Di Resta, Ralf Schumacher, Bruno Spengler y Gary Paffett.


El conductor de uno de estos Actros sube 5 peldaños para acceder a la espaciosa cabina Megaspace, donde se sienta cómodamente rodeado de botones y pantallas. Circula con suavidad y silencio, a una eternidad de cómo lo hacina sus predecesores. Como los vehículos  de competición actuales, el Actros es extremadamente seguro e incluye en su equipamiento un sinfín de sistemas de ayuda a la conducción que ni siquiera los coches de carreras actuales poseen. Visto desde la perspectiva de los años 1934 y 1955, las ayudas electrónicas son pura ciencia ficción: lo que hoy es habitual no había ni siquiera sido pensado entonces. Eso, los Actros ya no van pintados de azul.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche