Noticia

La oculta (y polémica) confesión de Tesla: uno de sus elementos clave solo dura 6 años

Ampliar

14 de febrero, 2021

Tesla ha señalado a los reguladores de EE.UU. que lo normal es que las pantallas de sus modelos fallen a los 6 años: es lo que deben durar.

Los coches cuentan con una duración determinada, que puede ser muy elevada. Normalmente, se calcula en función de los kilómetros que puede recorrer y hay casos de automóviles que han logrado que su odómetro supere el millón de kilómetros.

En los coches eléctricos esa preocupación por la durabilidad ha estado relacionada con la vida útil de las baterías. ¿Cuántos kilómetros se pueden recorrer? ¿Cuántas recargas admiten las baterías antes de perder sus propiedades? Los fabricantes de vehículos eléctricos siempre han asegurado que sus modelos permiten recorrer cientos de miles de kilómetros sin incidencias, pero ahora Tesla nos sorprende con una revelación que no esperábamos.

La NHTSA obligará a su reparación

Conducción autónoma en un Tesla

1 fotos

Ampliar

Tesla ha comunicado a los reguladores estadounidenses que las pantallas táctiles que ha sustituido en casi 135.000 unidades de sus modelos Tesla Model S y Tesla Model X solo debían durar entre cinco y seis años, mucho menos que la vida media de cualquier automóvil.

Ambos vehículos utilizan una pantalla táctil de 17 pulgadas y que controla no solo las funciones de infoentretenimiento, sino también gestiona funciones críticas para la seguridad, como los intermitentes, las ayudas a la conducción (ADAS), la climatización (y el sistema de desempañado), la cámara de vídeo para la marcha atrás o el funcionamiento del Autopilot.

 ¿Cómo gana dinero Tesla? Y, aunque no lo creas, no es vendiendo coches

El problema se encuentra en la memoria flash que los sistemas integrados usan de almacenamiento; con el uso continuo y el paso de los años, esta memoria se puede llenar y los datos se pueden corromper, haciendo que el sistema operativo no funcione.

En una carta a la NHTSA, la “DGT estadounidense”, el vicepresidente de asuntos legales de Tesla, Al Prescott, explicaba que «dado un uso diario medio razonable de 1,4 ciclos, la vida útil esperada es de cinco a seis años». Añadió que «la NHTSA no ha presentado ninguna prueba que sugiera que la vida esperada esté fuera de las normas de la industria o que el dispositivo de memoria flash eMMC en sí mismo no se ajuste a esa estimación de vida media».

Estas excusas no han sido aceptadas por la NHTSA, por lo que Tesla tendrá que retirar las unidades con el problema (134.951 coches de entre 2012 y 2018), además de lanzar una nueva actualización que debería arreglar el uso excesivo de memoria y mostrar un mensaje en la pantalla cuando se detecte un posible fallo.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche