Podrás probar un Ford gracias a la realidad virtual

Podrás probar un Ford gracias a la realidad virtual

¿Te imaginas cómo sería poder probar cualquier coche, en cualquier momento y en cualquier lugar?, pues pronto será posible hacerlo con un Ford gracias a los avances en el campo de la realidad virtual. Te contamos cómo.

A la hora de comprar un coche hay algunos factores que dificultan el poder tomar una decisión. Por un lado, los concesionarios suelen estar en polígonos apartados a los que “nos da pereza” el ir. En otras ocasiones nuestros horarios laborales coinciden justo con los de apertura de los centros de venta de las marcas y, aunque vayamos a la tienda, todavía queda un tercer problema: no siempre tienen el modelo exacto que nos gustaría ver.

Ford tiene claro que una forma de dar carpetazo a estos tres factores llega de la mano de las nuevas tecnologías, especialmente la realidad virtual, cada vez más accesible y de mejor calidad. Gracias a ella podremos ver detalles del coche que queramos cuando nos apetezca y donde nos dé la gana.

Una variedad infinita

Gracias a la realidad virtual será posible "probar" cualquier modelo y configuración.
Gracias a la realidad virtual será posible “probar” cualquier modelo y configuración.
Ampliar

Ford está integrando más que nunca la realidad virtual en su proceso de diseño de vehículos. La compañía está comenzando a explorar cómo la tecnología podría cambiar la experiencia de compra.

Es un auténtico lienzo en blanco. Es fácil imaginar que alguien que quiere comprar un SUV podría experimentar un recorrido por las dunas de un desierto sin abandonar la comodidad de su hogar”, afirma Jeffrey Nowak, jefe de Experiencia Digital Global de Ford Motor Company. “Igualmente, si quieres adquirir un modelo urbano, podrías estar tranquilamente en tu casa en pijama probando un coche en hora punta de llevar a los niños a la escuela… justo después de haberles acostado”.

Los compradores online ya pueden probar productos como gafas o ropa antes de comprarlos, o incluso cómo quedaría un coche nuevo aparcado en la puerta de su casa. Pero, según Sheryl Connelly, gerente de Tendencias Globales y de Futuro de Ford, pueden acabar viéndose sobrepasados por una excesiva capacidad de elección que lleva al dilema de la decisión.

Con Internet, los consumidores se enfrentan a abundantes opciones entre las que elegir, lo que afecta a su actitud hacia el compromiso”, asegura Connelly. “Los productos y servicios se están adaptando para ajustarse a una ‘sociedad de la muestra’ que prioriza probar por encima de comprar”.

El mayor desencadenante de ventas de vehículos es puramente emocional (después de los factores relativos al precio de compra) y la prueba de vehículo puede ser una “primera cita” crucial para el comprador y su posible próximo coche.

Al permitir a los usuarios probar diferentes modelos en un lugar y momento que les venga bien –y durante todo el tiempo que quieran- la realidad virtual permitiría también que los usuarios tengan una idea mucho más clara del coche que quieren antes incluso de pisar un concesionario. Incluso podría permitir a los usuarios experimentar el olor a coche nuevo de su vehículo favorito.

Ford está explorando actualmente el potencial de diversas tecnologías de realidad virtual y aumentada para desplegar hologramas digitales en entornos reales que podrían permitir a lo largo de la próxima década que la gente interactúe con todos los aspectos de un producto según sus necesidades.

Prevemos que un día un usuario podría identificar el modelo en el que están interesados, desde el color exterior al acabado exacto del interior, y el tiempo y lugar que les gustaría simular. Ese escenario podría ser recreado a medida”, dice Nowak. “Realmente no hay límite a la cantidad de detalle. Las posibilidades son ilimitadas”.

Ford ya realiza un amplio uso de la realidad virtual en los procesos de diseño. Unas instalaciones de última generación dentro del estudio de diseño de la compañía en Colonia (Alemania) permiten a los diseñadores experimentar un vehículo de manera completa sin la necesidad de un prototipo físico.

Esto hace posible que perfeccionen el aspecto de los materiales de alta calidad y de los acabados de manera más rápida y eficiente. Para el nuevo Fiesta, los diseñadores pudieron probar y confirmar la ubicación de los controles del vehículo, la distribución del panel de instrumentos y la posición de los asientos.

La gente decide en tres minutos si les gusta o no un producto, y ocurre lo mismo con los coches”, cuenta Amko Leenarts, jefe de Diseño Interior Global. “Desde el momento en que entras en el coche, estableces conexiones con el olor, el tacto de las superficies o el sonido de la puerta del coche al cerrarse, y es algo muy poderoso que nosotros, como diseñadores, podamos ayudar a crear la experiencia perfecta para el usuario”.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba