Planta solar para producir petróleo

Planta solar para producir petróleo

Una nueva planta solar se está diseñando en Oman, cerca de Arabia Saudí, para que su vapor permita calentar el petróleo que hay en el subsuelo y facilitar su bombeo hacia la superficie. Su nombre es Miraah y está destinada a abaratar más una extracción que empieza a ser cada vez más cara.

Cuando uno piensa en energía solar le viene a la mente una energía renovable para producir electricidad, ya se directamente (mediante placas fotovoltaicas) o indirectamente (generando vapor para una turbina convencional). El proyecto Miraah podría crear una de las mayores plantas solares del mundo pero con otra finalidad muy diferente: abaratar la extracción de petróleo.

La realidad es que las reservas de petróleo en el mundo están muy lejos de agotarse. Lo que se acaba es el petróleo barato de extraer. Hasta ahora hemos estado consumiendo el petróleo de más calidad y que más fácilmente afloraba en los campos petrolíferos, por eso ha sido un combustible más o menos barato durante casi dos siglos. El aumento del precio de los combustibles ha hecho que cada vez sean rentables procesos más caros para seguir exprimiendo cada vez más otras formas de obtención de este combustible fósil, como el fracking o fracturación hidráulica.

Planta solar para producir petróleo
El campo solar estará compuesto de casetas a modo de invernaderos para proteger los espejos de la arena.
Ampliar

Con esta finalidad se está desarrollando Miraah en Omán (cerca de Arabia Saudí). Se trata de una enorme planta solar con más de 36 módulos con forma de invernadero de vidrio en el que, en vez de crecer plantas, se conservan espejos para protegerlos de la erosión y la suciedad de la arena.

Miraah será capaz de producir vapor con una capacidad térmica de 5.600 millones de BTU (British Thermic Units), el equivalente a 1,7 gigawatios. Ésta sería la energía necesaria para suministrar electricidad a 209.000 viviendas, prácticamente toda la población de Omán.

Todo este vapor y esta energía no se destinará a la producción de corriente eléctrica, sino que será empleada para calentar el petróleo que está en el subsuelo para aumentar su fluidez y que éste salga a la superficie con más facilidad, abaratando los costes de extracción del oro negro.

El proyecto abarcará una superficie de 3 km2 y tendrá un coste de 500 millones de euros. Se espera que los primeros módulos entren en funcionamiento en 2017.

Mientras el coche de eléctrico sigue sin solucionar de manera eficaz sus problemas de autonomía con las baterías y los coches de hidrógeno siguen sin encontrar una forma barata de disociar el agua para obtener el hidrógeno, parece que seguiremos consumiendo petróleo porque seguirá siendo barato, aunque acabemos con el ecosistema. Al fin y al cabo, “la pela es la pela”.

El proyecto Miraah en vídeo

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba