Así será la pista de pruebas de coches autónomos de Toyota

Así será la pista de pruebas de coches autónomos de Toyota

Toyota construirá una pista privada para desarrollar sus coches de conducción autónoma. Una decisión que posiblemente haya tomado el fabricante japonés tras los últimos accidentes provocados por vehículos autónomos de Uber y Google.

No sabemos con seguridad qué está pasando con las pruebas de los coches autónomos de las empresas tecnológicas. Lo que sí sabemos es que estas pruebas no están saliendo según lo esperado y de ello da constancia el último accidente protagonizado por Waymo, la empresa de tecnología autónoma de Google. Seguramente,  a raíz de estos accidentes, Toyota ha decidido construir una pista de pruebas privada para desarrollar su conducción autónoma y evitar, de esta manera, involucrar a civiles.

Pista de pruebas de coches autónomos de Toyota

El encargado de desarrollar el circuito en el que tendrán lugar las prácticas de los vehículos autónomos de Toyota ha sido el Instituto de Investigación de Toyota (TRI). El circuito se construirá en el Parque de Recursos Técnicos de Michigan (MITRP) en Ottawa Lake (EEUU) y contará con un espacio de unas 24 hectáreas.

Para evitar los accidentes provocados por los coches autónomos de Uber y Google, el TRI replicará en este circuito situaciones reales que se pueden dar en tráfico abierto. Además, podrán representar condiciones más extremas como pistas mojadas, accidentes o incluso maniobras de riesgo imprevistas, todo bajo la seguridad que da el circuito cerrado. Es decir, sin implicar a civiles.

Con los permisos de conducción presentados, el fabricante japonés espera poner en marcha este proyecto el próximo mes de octubre. “Al construir un curso para nosotros mismos, podemos diseñarlo en torno a nuestras necesidades únicas de prueba y las capacidades de avance rápido, especialmente con el modo de vehículo automático Toyota Guardian”, dijo Ryan Eustice, vicepresidente senior de conducción automática de TRI.

Pista de pruebas oval de casi 3 km

La instalación se construirá a partir de la pista de pruebas oval de casi 3 km que tiene el circuito. Y para que los ensayos se acerquen lo más posible a la realidad, el espacio estará dotado de entornos urbanos congestionados, superficies resbaladizas y una autopista dividida de cuatro carriles con rampas de entrada y salida de alta velocidad.

Como decíamos, TRI será el responsable del diseño, la construcción y el mantenimiento de la instalación. A su vez, también tendrá acceso a la pista ovalada y otras instalaciones y servicios in situ (propiedad de MITRP). “Este nuevo sitio nos dará la flexibilidad de personalizar escenarios de conducción que superarán los límites de nuestra tecnología y nos acercarán a la concepción de un vehículo impulsado por humanos que es incapaz de causar un colapso”, apuntó Eustice.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba