Una impresora 3D para parar el coche más rápido del mundo

23 enero, 2018 por

Las impresoras 3D han revolucionado el mundo del automóvil: permiten fabricar prototipos de piezas a un coste razonable y en poco tiempo. Aunque por ahora no se usa demasiado en piezas definitivas, esto podría cambiar gracias a Bugatti.

Una impresora 3D para parar el coche más rápido del mundo1

Hasta ahora no abundan las piezas de coches que se hacen con impresoras 3D. Por un lado, la fabricación en serie de cientos de miles de piezas idénticas suele ser más barata con moldes (que son carísimos de hacer pero amortizas al producir en serie con ellos) y por otro, los materiales de aportación en este tipo de impresoras no tienen las propiedades mecánicas ideales.

Lo que sí que han logrado las impresoras 3D es abaratar mucho la fabricación de los propios moldes y, sobre todo, las fases de prototipado, pues es relativamente económico y rápido hacer una pieza “real” con una impresora 3D para ver el resultado, hacer correcciones o descartes en ella, etc.

Las pinzas de freno de Bugatti hechas con impresora 3D

¿Son necesarias unas pinzas de freno rojas?1
Las pinzas impresas en 3D reducen casi a la mitad el peso.

Bugatti quiere ir un paso más allá y está desarrollando el proceso de elaboración de las fabulosas pinzas de freno necesarias para detener este obús con ruedas con este método. Los modernos materiales disponibles están mejorando las propiedades mecánicas de las piezas impresas en 3D. Por ejemplo, las pinzas de freno deberán aguantar temperaturas muy elevadas y también disiparlas.

Una de las ventajas que tiene Bugatti es que no tiene que fabricar millones de piezas idénticas y puede realizar este tipo de desarrollos, pero, si este ejemplo sale bien, probablemente en un futuro muchos coches empiecen a montar pinzas de freno fabricadas siguiendo este proceso.

Estas pinzas de freno pueden tener formas más complejas que las fabricadas en fundición, ser más ligeras y mejor refrigeradas, además de más baratas de producir cuando la tecnología esté plenamente desarrollada.

Cada pinza de freno del Bugatti Chiron hecha en fundición de aluminio pesa 4,9 kg. Estas nuevas pinzas impresas en 3D a partir de una aleación de titanio pesa sólo 2,9 kg y aguantan mayores presiones y temperaturas.

Cada pinza tarda 45 horas en imprimirse y, una vez finalizado el trabajo de la impresora 3D, se introduce en un horno para modificar a nivel molecular la estructura de la aleación para templarla a 700ºC y mejorar sus propiedades mecánicas.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba