Noticia

Qué pasó con VW un año después del diéselgate

Ampliar

26 de octubre, 2016

Ya ha pasado un año desde que se hizo pública la manipulación en los motores de Volkswagen para superar las pruebas de emisiones y las consecuencias parecen más graves para el sector del motor en general que para VW en particular. Mientras en EE.UU. se ha bonificado a los afectados, en Europa todavía se espera una solución.

El tiempo vuela y ya han pasado más de 12 meses desde que se destapó el fraude cometido por Volkswagen en sus motores para superar las pruebas de emisiones. Después de este año las cosas avanzan de manera muy diferente según seamos de una parte u otra del planeta. Mientras que en los EE.UU. los afectados- o mejor dicho, los propietarios, porque afectados somos todos los que respiramos- han recibido indemnizaciones, a este lado del charco seguimos esperando una solución, que en ningún caso será económica.

Por ahora, las modificaciones propuestas por el fabricante alemán para corregir de manera real las emisiones no parecen ser eficaces y los niveles de contaminación que producen siguen siendo superiores a los máximos permitidos por la legislación, pero la Unión Europea parece hacer oídos sordos a las denuncias de organizaciones de afectados y ecologistas.

Mientras tanto, Volkswagen está llevando a cabo una costosa campaña de lavado de imagen presentándose como adalid de la ecología y promoviendo un nuevo rumbo empresarial de la compañía, en el que las energías alternativas y la movilidad sostenible son sus destinos.

Sin embargo sí ha habido un claro perjudicado en todo este escándalo de las emisiones: los motores diésel. Fabricantes con una afianzada reputación en la producción de este tipo de mecánicas ya se han pronunciado al respecto y anticipan que, en 2020, dejará de ser rentable fabricar motores diésel debido al coste que supondrá mantener a raya sus emisiones. Peugeot apuesta por su familia Pure Tech de gasolina mientras Renault hace lo propio con sus TCe y Ford con los Ecoboost.

Lo que en un principio parecía que iba a provocar una profunda crisis en el seno de Volkswagen se está saldando con el simple cese de Martin Winterkorn, pero sus ventas no dejan de subir y hace pocas semanas que se ha vuelto a posicionar como el fabricante número uno del mundo, adelantando de nuevo a Toyota en este particular duelo de titanes.

Parece que el escándalo de las emisiones se está comportando como cuando alguien salta sobre un charco, que salpica a todos los que le rodean y el que menos se moja es él. Tras destaparse el fraude en los motores del grupo VAG han ido detrás muchos otros fabricantes (Mitsubishi, Fiat, Renault…), las autoridades europeas han quedado en entredicho frente a la opinión pública- al igual que las entidades responsables de certificar las emisiones- y el mercado de los diésel empieza a ceder terreno frente a los de gasolina, híbridos y eléctricos por primera vez en más de dos décadas de supremacía absoluta del gasóleo.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche