Noticia

Este elemento de seguridad y confort cumple un siglo

3 fotos

Ampliar

28 de abril, 2021

El parabrisas laminado cumple 100 años y te contamos su evolución y por qué ha sido tan importante en la historia del automóvil.

Es uno de los elementos más importantes de los automóviles que conducimos y ya se ha hecho mayor. Hablamos del parabrisas laminado y acaba de cumplir 100 años. Conozcamos algo de su historia.

Fue a principios de los años 20 cuando Henry Ford, el fundador de Ford, decidió introducirlo en los vehículos de su marca. Resultó una decisión más que acertada: el parabrisas laminado es, junto al cinturón de seguridad, el elemento de seguridad que más vidas ha salvado y lesiones ha evitado a lo largo de estos cien años.

El cristal laminado tiene su origen años atrás, en 1903, cuando al científico francés Edouard Benedictus, de manera accidental, descubrió que un vaso de vidrio se le había caído y no se rompió en pedazos.

Parabrisas laminado: visibilidad y protección, en un elemento

Henry Ford junto a uno de los primeros parabrisas en un automóvil

2 fotos

Ampliar

La causa había que buscarla en el hecho de que aquel vaso había contenido nitrato de celulosa y la película seca que quedó sobre el cristal mantuvo los trozos unidos cuando este golpeó contra el suelo. De esta manera, Benedictus presenta en 1909 la patente de dos capas de vidrio con una de celulosa entre ellas, el origen del parabrisas laminado.

Puede que te interese: 10 deportivos sin parabrisas, ¿una moda peligrosa?

Henry Ford descubre este invento y encarga a sus técnicos que busque la forma de hacer un cristal laminado resistente y barato. Junto al especialista Pilkington, Ford empieza a desarrollar cristales laminados para automóvil y en 1921 se comienzan a instalar en modelos de la marca, de forma opcional. El primer parabrisas laminado de serie lo montó un Rickenbacker en 1926 para, poco a poco, convertirse en un elemento imprescindible en el mundo del automóvil.

Los primeros parabrisas laminados no se rompían en mil pedazos, sino en forma de tela de araña, impedían que los pasajeros salieran despedidos y aportaban una mayor integridad estructural del coche en caso de vuelco. Pero, aun así, contaba con dos problemas importantes: su capa interior de celuloide se decoloraba, se oscurecía y se volvía frágil con el paso del tiempo.

A partir de finales de los años treinta, los fabricantes empezaron a utilizar el butiral de polivinilo (PVB), que hacía que el vidrio laminado fuera más claro y resistente. En los años 60 se hizo obligatorio en Europa.

 Cuándo debo cambiar o reparar el parabrisas del coche

El parabrisas laminado no solo aporta seguridad, sino que mejora el confort acústico de un automóvil por su función aislante y bloquea más del 90 por ciento de los rayos UV, lo que protege los ojos y la piel de los ocupantes de las plazas delanteras.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche