Ojo con las recargas del aire acondicionado del coche

Ojo con las recargas del aire acondicionado del coche

Ahora que suben las temperaturas es cuando muchos conductores se dan cuenta de que su equipo de aire acondicionado no funciona correctamente. Es recomendable tener cuidado con las recargas del gas del sistema de climatización porque éste puede no ser compatible con nuestra instalación.

Norauto nos recuerda que debemos ser cautelosos a la hora de recargar el equipo de aire acondicionado de nuestro coche. Existen varios tipos de gas y utilizar uno que no sea el adecuado puede resultar peligroso.

Dicen que uno se acuerda de Santa Bárbara cuando truena y es cierto. Hemos pasado los últimos 4 meses sin prestar mucha atención al sistema de climatización del coche, pero ahora que ya tenemos días con temperaturas que rondan o incluso superan los 30 ºC nos damos cuenta de que no sale aire frío y nos asamos dentro.

Esto puede deberse a varias causas, pero una de las más frecuentes es que se haya descargado el fluido refrigénico, que es un gas especial combinado con un lubricante que hace que el equipo de aire acondicionado del coche pueda enfriar. Dependiendo del tipo de sistema de climatización de nuestro coche, deberemos utilizar un gas u otro y aquí es donde surgen los problemas.

Los modelos más antiguos utilizaban un gas que se conocía comercialmente como R12 (no lo confundas con el popular modelo de Renault). Debido a su impacto ecológico contra la capa de ozono, este gas se prohibió a finales de los años noventa y fue sustituido por el R134a. Muchos coches tuvieron que reconvertirse para poder utilizar este nuevo gas en caso de que hubiesen perdido el R12.

La mayoría de los coches que circulan en la actualidad por las carreteras utilizan el R134a con unas proporciones de lubricante que varían para cada fabricante. Estos datos deben ser comprobados antes de recargar el circuito para utilizar las proporciones adecuadas y que luego no se produzcan averías como el gripado del compresor del aire acondicionado o que se resequen las juntas de estanqueidad.

El gas R134a también se ha prohibido

Cuando se decidió prohibir el R12 y emplear el R134a por motivos ecológicos parecía que se habían solucionado todos los problemas, pero no ha sido así. Desde hace 3 años también se ha prohibido el uso del R134a y todos los coches de nueva fabricación han tenido la obligación de utilizar un nuevo tipo de gas que se denomina HFO-1234yf.

Aunque el R134a no se puede emplear en los coches que salen de fábrica desde el 2015, sí se comercializa todavía (aunque su precio se ha disparado al reducirse la producción por ley) y sí se pueden recargar los equipos con él en la actualidad. De hecho, muchos talleres (entre ellos Norauto) es el único con el que trabajan debido a que el nuevo gas requiere de unos equipos de recarga especiales y su manipulación es peligrosa al ser fácilmente inflamable.

Antes de aceptar que recarguen el aire acondicionado de tu coche asegúrate de que se va a hacer con el gas correcto y, si tu coche tiene una instalación antigua, plantéate el reconvertirla al nuevo gas. No es una operación barata pero a la larga ahorrarás dinero. A medida que se van prohibiendo los gases, éstos suben muchísimo de precio. En la actualidad es muy difícil poder recargar un equipo de frío con R12 y prácticamente sólo se encuentra este gas en el mercado negro.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba