Noticia

OCU alerta sobre la contradicción de las etiquetas ECO

Ampliar

22 de febrero, 2019

La OCU se hace eco de algo que pensamos una mayoría y es que la forma en la que se han otorgado las etiquetas a los vehículos no tiene mucho que ver con la necesidad real de reducir las emisiones. En la actualidad se premia más la tecnología que las emisiones reales, lo cual va contra la que debería ser su finalidad principal.

Se supone que la misión que deben cumplir las etiquetas ecológicas de la DGT es establecer qué vehículos contaminan más y cuáles menos para reducir las emisiones y actuar en consecuencia los días que haya alertas de polución. Sin embargo, la OCU acaba de emitir un comunicado en el que deja claro lo que muchos denuncian desde hace tiempo, que el etiquetado de los vehículos no se corresponde con sus emisiones reales.

Lo que denuncia la OCU es que estas etiquetas premian más la tecnología que las emisiones reales de determinados modelos, especialmente en el caso de las etiquetas ECO y CERO, que se pueden otorgar a modelos con sistemas de baja hibridación pero cuyas emisiones reales son muy elevadas (en el caso de las ECO) o a híbridos enchufables que pueden circular por zonas de acceso restringido para coches eléctricos pero nadie controla si lo hacen con el motor de combustión en marcha (que suele tener más emisiones que un coche convencional en ese caso) o con el eléctrico.

 

Etiquetas injustas socialmente

De este modo, la organización considera que el actual sistema de concesión de etiquetas es injusto, porque los nuevos motores de gasolina de vehículos de pequeña potencia contaminan igual o menos que muchos coches híbridos no enchufables de alta potencia. Y también porque incluso contaminan menos que los híbridos enchufables de gran cilindrada, cuando estos agotan su batería (pasados unos 40 kilómetros).

Además, destaca que ocurre lo mismo con los modelos de gas licuado de petróleo (GLP) o gas natural comprimido (GNC). «Una vez en la carretera no existe forma de comprobar si están usando estos combustibles o están funcionando con gasolina y, por tanto, su impacto es el mismo, o más elevado, en función de la cilindrada», señala.

No obstante, para OCU el sistema de etiquetas ambientales supone un avance, puesto que las ventajas asociadas a ellas contribuyen a impulsar la compra de automóviles con motores más limpios, como los eléctricos o los híbridos.

Por otro lado, la organización de defensa del consumidor pone de manifiesto que un coche eléctrico cuesta de media 2.000 euros más que un híbrido enchufable, 10.000 euros más que un híbrido no enchufable y hasta 12.500 euros más que un modelo de gasolina.

«Aunque la pasada semana se aprobaron unas ayudas a la compra de coches eléctricos e híbridos enchufables, no siempre están disponibles, y con frecuencia se agotan rápidamente«, añade.

En definitiva, OCU considera que debe revisarse el sistema de concesión de etiquetas medioambientales para que estas puedan cumplir su objetivo, «que no es otro que clasificar a los vehículos de acuerdo con su impacto ambiental real«.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Gregorio

    Además de lo expuesto, porque no se permite conversión a gas a los vehículos anteriores al 2001 ?, eso demuestra que más que intereses medioambientales hay intereses económicos.

  • Patxi Cantizano Torres

    Hola tanto se habla de los coches eléctricos pero no se habla de que este país no esta preparado para tener coches eléctricos y nadie habla de los contras. ¿Como se haría un viaje (de vacaciones) desde Santander a Andalucía con sus visitas respectivas?. Vamos a poner que el coche haga 500 km de autonomía, salimos de Santander hasta donde?. Donde cargamos?. No llegamos a Madrid hay mas de 500 km y ¿donde recargamos?. Cuanto tiempo tardamos en recargar para volver a tener otros 500 km de autonomia porque si le metemos una carga rápida la autonomía baja considerablemente. Suponiendo que lleguemos a Madrid cosa que no hacemos, ¿que debemos hacer pasar la noche en Madrid para recargar?.
    Ya estamos en Andalucía ¿como la visitamos?.Señores saben utds que hay muchas mas contrariedades pero no las cuentan, ¿porque? solo cuentan lo bueno, si no tienes garaje, ¿donde lo cargas? etc etc etc….. De momento hay que decir que el coche eléctrico solo vale para hacer recados y que no sean muy largos. En Zaragoza están poniendo un montón de puntos de recarga, pero solo puedes estar aparcado cargando 2 horas ¿cuanto cargas en ese tiempo?. solo puedes hacer trayectos cortos. ¿Y si tienes que hacer un viaje rápido o tienes que hacer cosas cuando llegues a tu destino?. Por que no comentáis esas pegas. ¿Que intereses hay por medio?

    • Rubén Fidalgo

      Hola Patxi, esas pegas las hemos comentado en varios artículos sobre coches eléctricos e incluso en híbridos enchufables. No tenemos intereses especiales con marcas, fabricantes, distribuidoras de combustible…

  • Carlos Martínez Soria

    Hola, no más históricas, es todo un engaño, en el momento que el coche eléctrico este en su mayoría de edad ya veremos lo que subirá las recargas, y no hablamos de la contaminación de las centrales electricas, hay que producir mas energías. Un total engaño como muchas cosas que nos venden. Porque no se fomenta el coche de hidrógeno,claro eso no interesa, no consume prácticamente nada. La historia está mas que escrita, engañemos y sigamos viviendo a costa de los mismos tontos de siempre, el pueblo.

  • Sebastián

    Hola, además de inexacto, este informe de la OCU es totalmente mal intencionado o lo ha redactado un idiota: yo que tengo un excelente vehículo de GLP voy a circular, cuando no ven o no me controlan, a gasolina en lugar de a gas, cuando tengo las mismas prestaciones, pero una diferencia de coste bestial. Lo dicho en este país no cogen más tontos.

  • antonio

    hola,para empezar a reducir la contaminación en ciudad igual seria interesante sustituir las calderas de calefacción de las comunidades que van con gas oil,del malo, del que sale por la chimenea y las partículas van cayendo y asi las respiramos todos,saludos.

  • Santiago

    Hoy por hoy un coche 100% eléctrico es carísimo y ofrece muy poca autonomía. En una ciudad como Madrid podría moverse más o menos pero fuera de una gran urbe las cosas se complican y mucho. Por otro lado, el mantenimiento es desorbitado y sumando todos los gastos que se generan, un coche de este tipo está al alcance de muy pocos. No tengo ninguna duda que en unos cuantos años la cosa habrá cambiado y lo raro será ver un coche con motor de combustión, ya sea híbrido enchufable, no enchufable o puramente de gasolina / gasoil, pero hoy por hoy, es una utopía.

  • David Sempau

    Mientras que la producción y distribución de energía eléctrica no sean 100% ecológicas, el coche eléctrico tampoco lo será. Simplemente trasladaremos la contaminación desde las ciudades a otro sitio. Cuestión aparte será la capacidad real de generación y distribución de la descomunal cantidad de energía eléctrica necesaria para pasar a eléctrico el parque automovilístico mundial. En mi opinión, los ‘responsables’ políticos están poniendo el carro delante de los bueyes, buscando más el impacto mediático que soluciones reales a la movilidad sostenible.

  • gustavo

    quizas la solucion pase por tratar de mejorar los consumos y emisiones de los coches que tenemos, pues es practicamente imposible cargar todos los coches mas o menos a la vez, que tendriamos al sustituir los actuales; por no hablar de lo que subiria el recibo de la luz. tal vez saldria mejor evolucionar un coche solar teniendo en cuenta las horas de luz de nuestro pais.

  • Fernando

    Pongamos que llegamos a un 25 % de coches eléctricos.
    ¿Cuánto tardaríamos en tener una red de distribución eléctrica que pudiese instalar toda esa potencia?
    Cualquier edificio de mas de 30 vecinos, que tuviese que instalar cargadores de 7.5 Kw en todas las plazas de garaje necesitaría tal reforma en toda su red eléctrica; desde el transformador de media hasta todo el cableado del edificio que complicaría el asunto.
    Pongamos ahora un barrio normal de Madrid. ¡Cuantos puntos de recarga precisaría? ¿de dónde va a salir la potencia necesaria para suplir ese consumo? ¿con qué red se va a distribuir?
    Quizás, en algunas zonas, sería posible «cubrir» todos los tejados con placas fotovoltaicas; pero, en ese caso, habría que dotar a los edificios de «monstruosos» parques de baterías; todos cargamos el coche por la noche, y a esas horas las placas no dan carga.
    Tengo la suerte de vivir en el rural; yo si podría poner placas y baterías suficientes; incluso para «desconectarme» por completo de la red eléctrica. Coste calculado en torno a 30-40.000 € dependiendo del tipo de baterías. Pero ¿cuántos usuarios en España están dispuestos a asumir esa inversión, además del coste del coche eléctrico?
    Está muy bien promocionar el eléctrico, pero habría que pensar en las infraestructuras que necesita y en el tiempo que podemos tardar en tenerlas listas.
    Una cosa es soltar «genialidades» política y ecológicamente correctas, y otra muy distinta estar en situación de poderlas llevar a cabo.
    Pero claro, un mandato dura un máximo de cuatro años, y malo será que el que formula la genialidad siga ahí el tiempo suficiente para hacer frente a su desarrollo.

  • bors

    La intencionalidad es evidente, mantener el status quo de centralización energética. Todas las medidas ecologicas adoptadas hasta el momento pasan irremediablemente por mantenernos conectados a los distribuidores energéticos.
    En cuanto al informe de la OCU, era evidente, un todoterreno de 2 o 3 toneladas de peso con una etiqueta ECO es una ridiculez tan grande que uno no sabe que pensar sobre la gente que promueve e implanta este tipo de medidas.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche