Noticia

Ya es obligatorio: los eléctricos e híbridos deberán equipar un avisador acústico

Ampliar

01 de julio, 2021

Ya es obligatorio que todos los coches eléctricos e híbridos enchufables monten un avisador acústico para cuando circulen a baja velocidad.

Una de las ventajas (algunos la ven como todo lo contrario) de los coches eléctricos e híbridos es que son mucho más silenciosos en la carretera que los coches con motor de combustión.

No obstante, aunque esto resulta beneficioso para el medio ambiente, al reducir la contaminación acústica, también puede resultar peligroso para los usuarios de la vía, especialmente para aquellas personas con discapacidad visual o los ciclistas, ya que pueden no oír los coches que se mueven por su alrededor.

Desde el arranque hasta los 20 km/h

De hecho, varios estudios señalaban que la probabilidad de atropello aumenta en un 40 por ciento cuando hablamos de modelos eléctricos donde no se oye el sonido del motor.

Para paliar este problema, la Unión Europea lanzó un reglamento que obligaba a todos los nuevos tipos de coches eléctricos e híbridos a estar equipados con un nuevo sistema de alerta acústica para vehículos (AVAS). Ahora, desde el 1 de julio de 2021, este dispositivo es obligatorio en todos los coches eléctricos que se produzcan.

BMW ficha al compositor de “El Rey León”, pero ¿para qué?

El dispositivo deberá generar automáticamente un sonido desde el arranque del coche hasta una velocidad de aproximadamente 20 km/h, además de cuando el vehículo circule marcha atrás (muchos ya cuentan con un aviso sonoro específico para la marcha atrás instalado previamente).

Igualmente, en su concepción técnica,  el sonido que emitirá este dispositivo deberá ser superior a los 56 decibelios (el equivalente a una conversación humana) pero nunca superar los 75, que es el nivel máximo fijado para los coches equipados con motores de combustión.

 ¿Qué son los sistemas ADAS del coche?

La generación del sonido, como comentamos, debe ser automática y no está en la mano del conductor desactivarla de manera manual. Así, el reglamento de la Unión Europea contempla que este sistema no podrá ser manejado ni apagado por el automovilista como se había contemplado inicialmente.

En este sentido, sí que se da libertad a los fabricantes para que ofrezcan diferentes sonidos a fin de que los clientes puedan tener la posibilidad de escoger entre distintas opciones.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche