Noticia

Nuevos sistemas de peajes para extranjeros en Portugal

Ampliar

17 de julio, 2012

Portugal ha inaugurado en varios puntos de las fronteras con España dos nuevos sistemas de pago de los peajes de autopistas para extranjeros, cuyas dificultades han levantado críticas de usuarios y empresarios del transporte y el turismo.

Los peajes funcionan con la detección de la matrícula del vehículo. Requerían el alquiler o compra de un dispositivo electrónico; ahora podrán abonarse con tarjeta de crédito a través de bonos prepago o de cargo según consumo. De hecho, facilitar estos sistemas de pago fue uno de los acuerdos alcanzados por España y Portugal en la Cumbre Ibérica celebrada en mayo en Oporto.

Estradas de Portugal, la empresa estatal responsable de los peajes, inauguró hoy los nuevos dispositivos, destinados sólo a vehículos de matrícula extranjera, en el área de servicio de Vilar Formoso, en la autopista A25 y junto a la frontera, a la altura de Salamanca. Los sistemas también están ya disponibles -bajo la denominación «EasyToll» (peaje fácil) y «Toll Card« (bono de peaje)- en Vila Real de Santo Antonio, cerca de la frontera de Huelva, en la A22; y en Chaves (A24) y Vila Nova de Cerveira (EN13), que soporta el gran tráfico que viene desde de Galicia. La otra frontera lusa con circulación intensa de vehículos españoles es la de Caia-Badajoz, cuyo sistema de peaje es antiguo y ya permitía el pago directo con tarjeta de crédito.

El presidente de Estradas de Portugal, Antonio Ramalho, presentó los nuevos sistemas y subrayó que permitirán a los turistas y a los emigrantes lusos que vuelven al país en coche circular con mayor facilidad por las antiguas autopistas «SCUT», acrónimo en portugués de «sin costo para el usuario». Esas vías pasaron a ser, poco a poco, de peaje desde hace tres años, en medio de la grave crisis económica que sufre Portugal, para hacer frente a sus deudas y costo de mantenimiento.

¿Cómo funcionan estos sistemas de pago de peajes?

De los dos nuevos sistemas, «EasyToll» permite asociar una tarjeta de crédito a la matrícula del vehículo extranjero durante un mes: cada vez que la detecten los arcos electrónicos de los peajes, se descontará de ella el importe correspondiente.

El otro procedimiento, «Toll Card», es una tarjeta precargada con cantidades de cinco a cuarenta euros y a la venta en estaciones de servicio y oficinas de correos. Incluye un número que hace la misma función de la tarjeta de crédito, pero se activa y asocia a la matricula por teléfono, mediante un SMS. Máquinas para realizar los dos tipos de pago y empleados para explicarlo han sido situados desde hoy en las autopistas lusas fronterizas con España.

Portugal ya ofrecía a los extranjeros la posibilidad de alquilar o comprar los dispositivos electrónicos de pago para circular por las antiguas SCUT, pero las complicaciones y gastos que suponía el sistema, próximo a unos cincuenta euros para el usuario, levantaron muchas críticas entre automovilistas y asociaciones de municipios y transportistas de los dos lados de la frontera.

La entrada en vigor de estos peajes, sobre todo en la región meridional del Algarve, dio lugar a varias protestas, manifestaciones y actos de vandalismo en los últimos meses contra los peajes, algunos tiroteados varias veces.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • daniel

    bueno es decir tambien que no funciona en todos los peajes, solo en los de la autopista de la frontera, en los puentes en lisboa no, hay que pagar en metalico

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche