Noticia

Así fue la vuelta por carretera de la final de la Champions

Ampliar

26 de mayo, 2014

Los miles de automóviles que se agolparon en la carretera en la vuelta de la final de la Liga de Campeones de Lisboa obligó a levantar la barrera de los peajes para poner solución a los importantes atascos.

La vuelta de Lisboa a Madrid de los aficionados que asistieron a la final de la Liga de Campeones ha transcurrido sin incidencias en su recorrido por la A-5 (autovía de Extremadura) después de haber sufrido la madrugada del sábado atascos en peajes portugueses.

Debido a esos problemas, los responsables de la autopista de peaje que comunica Lisboa con la frontera con Badajoz decidieron dejar de cobrar para evitar la retención de vehículos que se estaba formando por el regreso a España de los aficionados. A las 02.20 horas había 2 kilómetros de retención junto al peaje de Elvas, que se incrementó hasta los 5 kilómetros a las 06.25 horas, por lo que tras diversas gestiones y para evitar más cansancio de los aficionados, se tomó esta decisión.

Ya en España, la circulación por la A-5 ha transcurrido a lo largo de toda la mañana del domingo con «normalidad», según han informado fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT). A su paso por Extremadura, el tráfico en la A-5 se encontraba «perfectamente normalizado, como un domingo más», han comentado fuentes de la Guardia Civil, que sí han señalado que ha sido más intenso la madrugada del sábado con la vuelta por carretera de los seguidores del Atlético de Madrid y Real Madrid.

También hubo intensidad esa madrugada en las áreas de servicio ubicadas en la autovía extremeña, donde pararon los autobuses con aficionados para reponer fuerzas, principalmente con café y bocadillos, en su vuelta a casa. El único incidente entre aficionados se produjo a las 02.45 horas de la noche del viernes en el área de servicio «Portugal», en el kilómetro 200 de la A-5, a la altura de Almaraz (Cáceres), donde se avisó a la Policía Nacional por un enfrentamiento entre ambas aficiones.

Ante esta afluencia de seguidores del Atlético de Madrid y del Real Madrid en la A-5, la DGT puso en marcha un dispositivo de 300 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y dos helicópteros para vigilar el recorrido desde el aire. Sin embargo, Tráfico, tal y como ha ocurrido, no preveía grandes dificultades, teniendo en cuenta que la A-5 tiene una capacidad de 2.000 vehículos a la hora por cada uno de sus carriles con una circulación intensa pero fluida, lo que absorbería con normalidad los desplazamientos previstos para el evento.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche