Noticia

No nos turnamos al volante

3 fotos

Ampliar

09 de febrero, 2016

Goldcar saca a la luz una encuesta en la cual queda patente que no nos agrada demasiado ceder nuestro papel de "capitán" cuando viajamos varios en el coche. Turnarse al volante contribuye a mejorar la seguridad y evitar accidentes por fatiga.

La escena es bastante común: una pareja o un grupo de amigos van de viaje en un coche y siempre conduce el mismo aunque varios de los pasajeros tengan el permiso de conducir. Goldcar ha puesto cifras a este hecho y, según su encuesta, el 90% del tiempo de un viaje lo realiza el mismo conductor.

En principio, este dato es negativo, ya que turnarse al volante hace que no se pasen tantas horas conduciendo y se reduzca el riesgo de sufrir un accidente por fatiga, micro sueños, etc.

Juan Carlos Azcona, consejero delegado de Goldcar, pone de manifiesto la importancia que el copiloto y nuestros compañeros de viaje tienen durante el trayecto y busca promover la colaboración en los viajes. Turnarse a los mandos del coche hace el recorrido más llevadero y ameno, además de mejorar la seguridad.

Otro detalle llamativo de esta encuesta es la constatación de que lo que más irrita a los clientes de Goldcar sobre la forma de conducir de su pareja es, en el 41% de los encuestados, la lentitud o las dificultades a la hora de aparcar, seguido de aquellos que no soportan que su pareja supere los límites de velocidad establecidos (26%) o que ponga la música demasiado alta (17%). Sin embargo, usar el teléfono (11%) y comer y beber al volante (5%) son situaciones que molestan menos a los encuestados.

En cuanto a los temas de conversación durante el viaje, la mayoría prefiere hablar sobre temas relacionados con el lugar de destino (68%) o escuchar música (un 20%). Hablar de temas de pareja no parece una buena idea. Aunque sólo lo hacen el 7% de los encuestados, de ellos, la mayoría (el 60%) confiesa que suelen acabar discutiendo, especialmente si en el coche viajan ellos solos. Curiosamente, si hay más pasajeros no se discute tanto, aunque el tercero en discordia sea el cuñado o la suegra.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche