Nissan nos hace soñar con su próximo GT-R

Nissan nos hace soñar con su próximo GT-R

El jefe de Diseño de Nissan nos adelanta algunos secretos de la próxima generación del deportivo GT-R. Si hay algo seguro, es que no le faltarán caballos...

Este fin de semana hemos podido ver en la mítica subida del Festival de la Velocidad de Goodwood un Nissan GT-R muy especial. Se trata del GT-R50, un prototipo de 720 CV y una estética radical, obra de Italdesign, que podría llegar a producción para actuar como nexo entre el actual GT-R y su próxima generación. Lo cierto es que el futuro modelo todavía tardará en llegar al mercado. Es muy probable que no lo veamos hasta después de 2022, ya que la plataforma que estrenará se encuentra aún en una fase de evolución e ingeniería muy temprana. Además, la cúpula japonesa ni siquiera tiene decidido si su tren motriz empleará hibridación o no.

Nissan GT-R50 de Italdesign: un buen regalo de aniversario

El próximo GT-R será más potente y más rápido

Según el jefe de Diseño de Nissan, Alfonso Albaisa, el próximo GT-R no tomará las bases de esta edición limitadísima que homenajea los 50 años del icónico “Skyline”. Será un coche completamente nuevo. Tal y como ha declarado al medio británico Autocar, “tiene que ser el superdeportivo más rápido del mundo en su categoría.” En ello ha insistido durante toda su entrevista y buena parte de responsabilidad la tienen él y su equipo, al menos, en lo que a materia aerodinámica se refiere.

Sin embargo, Albaisa reconoce que el gran desafío recae sobre los ingenieros una vez que se decida cómo se compondrá su mecánica. “Ya sea con una gran cantidad de electrificación o con ninguna, podemos lograr una elevada potencia. El objetivo es claro: el GT-R tiene que ser el automóvil más rápido del segmento, tiene que poseer la pista y tiene que construirse una tecnología avanzada, pero esto no significa que tenga que ser sí o sí eléctrico”, dice.

¿Un Nissan GT-R híbrido?

Nissan desarrolló hace unos años un sistema híbrido con motor V6 biturbo de tres litros para su abortado proyecto LMP1 que ahora podría resultar útil para el GT-R futuro. En cualquier caso, lo que parece claro teniendo en cuenta que el GT-R actual se acerca a los 600 CV y que el GT-R50 sobrepasa los 700 CV es que la próxima generación será mucho más potente de lo que es ahora. Eso sí, en términos de imagen conservará la musculatura del R35: “Es un animal. Tiene que ser imponente y excesivo, sobre todo en concepto de masa visual, presencia y audacia”, asegura Albaisa.

Fuente: Carscoops

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba