Navidad, manual para una conducción segura

27 diciembre, 2007, modificada el 24 enero, 2011 por

Las previsiones meteorológicas para los próximos días advierten que el frío será intenso en buena parte del país, lo que obligará a muchos conductores a desplazarse en las condiciones más adversas.

Las previsiones meteorológicas para los próximos días advierten que el frío será intenso en buena parte del país, lo que obligará a muchos conductores a desplazarse en las condiciones más adversas.

Consulta el estado del tráfico

Especial Navidad: regalos y manual de conducción

La DGT prevé cerca de 18 millones de desplazamientos durante las Navidades, muchos de los cuales tendrán lugar entre el 28 de diciembre y el 7 de enero. Las previsiones meteorológicas para los próximos días advierten que el frío será intenso en buena parte del país, lo que obligará a muchos conductores a desplazarse en las condiciones más adversas: lluvia, niebla, nieve, e incluso hielo, lo que aumenta el riesgo de sufrir algún tipo de percance.

Ante estas circunstancias, OPEL y hoyMotor.com ofrecen a todos los conductores algunos consejos prácticos que pueden resultar fundamentales a la hora de ponerse al volante. Ser prudente y adaptar la velocidad del vehículo a las condiciones de la vía es básico para garantizar la seguridad en esta época del año. Sin olvidar otros hábitos no menos importantes, que pueden evitar situaciones de riesgo en los desplazamientos invernales.


ANTES DE EMPRENDER LA MARCHA
En condiciones de climatología adversa es imprescindible revisar el vehículo antes de iniciar el viaje. Hay que comprobar que el líquido refrigerante está al nivel adecuado y se trata de un producto anticongelante homologado, así como el nivel del aceite y el estado de la batería, que sufre especialmente con las bajas temperaturas.

También se debe revisar el agua del limpiaparabrisas, ya que habrá que echar mano de ella si se viaja por carreteras cubiertas de sal para que no se formen placas de hielo. Si la climatología está muy mal, puede ser útil mezclar el agua con algún producto anticongelante para lograr una mayor efectividad.
Por último, el conductor no debe olvidar incluir las cadenas en su equipaje ni emprender el viaje con el depósito de combustible vacío. Antes de ponerse en marcha, tampoco está de más informarse del estado de la carretera https://www.autocasion.com/actualidad/trafico/
 
MANTENER UNA CORRECTA VISIBILIDAD
Lo primordial para conducir en situaciones meteorológicas adversas es mantener en todo momento la mejor visibilidad posible. Si el conductor es consciente de que va a estar expuesto a bancos de niebla, lluvia intensa o nevadas, será conveniente que limpie los cristales y espejos retrovisores del vehículo antes de emprender la marcha. También tendrá que comprobar que el alumbrado funciona correctamente. En este sentido, un coche con faros de xenon adaptativos, además de faros antiniebla delanteros, será mucho más eficaz que cualquier otro.

Ya en marcha, es necesario realizar un correcto uso del alumbrado en circunstancias de escasa visibilidad. La prioridad es ver y ser visto, pero sin perturbar al resto de conductores. Por ello, si se circula inmediatamente delante de un coche, a menos que la visibilidad sea ínfima, no conviene encender la luz antiniebla trasera, pero sí es necesario hacerlo en el caso contrario para ser vistos con antelación. Tampoco se debe emplear el alumbrado de largo alcance si se está en una vía de doble sentido con vehículos circulando en dirección contraria, aunque la visibilidad no sea óptima. Cristales, luces y limpiaparabrisas han de estar en perfectas condiciones para garantizar una buena visibilidad. Además de todo esto, es imprescindible mantener la distancia de seguridad y adecuar la velocidad al estado de la carretera, para evitar sobresaltos.
 
CONDUCCIÓN CON ADHERENCIA LIMITADA 
El frío intenso en determinadas zonas trae consigo hielo y nieve. En esta situación, es indispensable tratar de mantener la adherencia del coche a la carretera, para lo que hay que tener en cuenta el estado de los neumáticos y la tracción.  Así, el dibujo de los neumáticos y su presión deben estar en perfectas condiciones para circular por carreteras mojadas o con humedad y, por supuesto, para desplazarse por una vía con nieve. Además, hay que tener en cuenta que un neumático más grueso, a pesar de ser más caro suele dar más problemas que uno estrecho.
 
CONSEJOS PARA UN BUEN USO DE LAS CADENAS
Durante el invierno, también es bastante normal el uso de las cadenas, que pueden ser de diferentes tipos y se colocan de forma distinta. Antes de emprender la marcha es necesario practicar su montaje, y cuando haya que hacerlo colocarlas siempre en las ruedas motrices, las que reciben la potencia del motor. Actualmente, las fundas textiles son una opción interesante, ya que son fáciles de poner e igual de eficaces.
 
Si tiene que usar las cadenas:
La velocidad máxima debe de ser de unos 50 kilómetros por hora y la conducción ha de ser suave, acelerando siempre de forma progresiva.
– La presión de los neumáticos debe de ser la misma que la habitual.
– Es muy recomendable salir con el depósito de combustible lleno y con el teléfono móvil cargado.
– Es necesario guardar una mayor distancia de seguridad con el coche que circula delante, debido a que el recorrido de frenada aumenta circulando con cadenas


Sobre la tracción de las ruedas
No es necesario que la nieve o el hielo se acumulen en la calzada para que el vehículo exija un tipo de conducción diferente en invierno que en otras estaciones del año. En estas fechas, el rocío o la humedad pueden provocar la pérdida de tracción en alguna rueda. Para evitarlo, el conductor debe circular en marchas largas y hacer un uso mesurado del freno, tratando de no bloquear las ruedas. En estas circunstancias, los coches de tracción a las cuatro ruedas están mucho más capacitados que los de tracción delantera o trasera.


 

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba