Noticia

Muere Ferdinand Piëch, heredero de Porsche y responsable del Audi Quattro

5 fotos

Ampliar

27 de agosto, 2019

El día 26 de agosto de 2019 quedará marcado como una fecha de luto para muchos apasionados del automóvil al fallecer uno de los ingenieros más destacados del siglo XX, Ferdinand Piëch, heredero del imperio Porsche y uno de los máximos responsables de genialidades como el Audi Quattro, el VW Golf GTi o el Bugatti Veyron.

Ayer, 26 de agosto de 2019, falleció Ferdinand Piëch en el hospital de Baviera a los 82 años de edad. Nieto de Ferdinand Porsche, Piëch ha sido uno de los hombres más importantes de la industria del automóvil en todo el mundo. De carácter seco y distante, su poder ha infundido miedo y admiración a partes iguales. Todos los directivos que se enfrentaron a él en algún momento han acabado despedidos o incluso en la cárcel, pero para los aficionados valdrán más sus buenas obras como la apuesta por proyectos en principio imposibles como el Audi Quattro, el Bugatti Veyron o el formidable Volkswagen XL-1.

Quién fue Ferdinand Piëch

Nacido en Viena el 17 de abril de 1937, Ferdinand Piëch fue uno de los hombres más influyentes en la industria del automóvil, un mundo que vivió desde la cuna al ser nieto del mismísimo Ferdinand Porsche (su madre Louise era hija de Porsche), de quien recibió su nombre.

Formado como ingeniero industrial, Piëch pronto destacó por su increíble intuición y por sus habilidades técnicas. Sus primeros pasos tras finalizar la carrera los dio en el departamento técnico de motores de Porsche en 1963. En 1972 abandona Porsche para fundar su propia consultora de ingeniería y en ella desarrolla un motor de 5 cilindros diésel que acabaría siendo utilizado por Mercedes durante décadas.

Su apuesta por este tipo de mecánicas de 5 cilindros (más compactas que las de 6 pero con un funcionamiento más fino que los de 4) también la traspasaría al empezar a trabajar para Audi, donde desarrollaría una mecánica también con esta arquitectura pero de gasolina. Acababan de sentarse las bases de la que sería una de sus obras más reconocidas: el mítico Audi Quattro.

Piëch llevo a Audi los motores de 5 ciindros.

5 fotos

Ampliar

Desde ese momento, Piëch se afianza como uno de los hombres fuertes dentro del grupo Volkswagen y en Porsche. Aunque figurasen otros nombres en el vértice de los organigramas de las distintas marcas del grupo, Piëch manejaba los hilos y aquellos que se enfrentaban a su criterio salían mal parados.

Fue sonado el caso de Wendelin Wiedeking, CEO de Porsche entre 1999 y 2009, que acabó cesado de su cargo tras intentar hacerse con el control de Volkswagen en colaboración con Wolfgang Porsche (primo de Piëch) en una elaborada operación de valores que acabó en fiasco y con el resultado contrario, haciéndose Volkswagen con el control absoluto de Porsche en 2012.

En 2015 Piëch abandona su silla en la dirección del Grupo Volkswagen al desoírse sus dudas sobre Martin Winterkorn como consejero delegado. La decisión de Bernd Pischetsrieder con el apoyo del estado de la Baja Sajonia enfureció a Piëch. Semanas después estalla el escándalo conocido como diésel Gate y Winterkorn se ve obligado a dimitir de su puesto y es acusado de numerosos delitos.

Las obras maestras de Ferdinand Piëch

Odiado por las decenas de miles de trabajadores despedidos por su política de recortes y admirado por la legión de fans que muchas de sus obras han generado, la figura de Piëch no deja a nadie indiferente. Lo cierto es que su instinto empresarial y su capacidad técnica han sido fundamentales para que Volkswagen esté en lo más alto de la industria del automóvil mundial y que bajo su paraguas estén marcas como Bentley, Bugatti, Lamborghini, Scania, Skoda, Seat…

Dejando los temas económicos y empresariales a un lado, vamos a dar un repaso a las joyas que nos deja la testarudez de Ferdinand Piëch y su poder para obtener el visto bueno a ideas descabelladas que se habrían encontrado con un portazo de no ser Piëch el que las hubiese propuesto.

Porsche 917: el más arriesgado

Escena de Le Mans con el Porsche 917.

5 fotos

Ampliar

El proyecto del bólido 917 se gestó en sólo 9 meses y Piëch fue uno de sus máximos responsables. Su motor V12 a 180º refrigerado por aire de 520 CV lanzaba al Porsche 917 a más de 400 km/h en los circuitos más rápidos y pronto se convirtió en uno de los automóviles de competición de más éxito en todo el mundo.

El propio Ferdinand Piëch lo describía como su proyecto más arriesgado, con un tiempo de desarrollo mínimo y muchísimas necesidades técnicas que cumplir.

Audi 200: los anillos a la cumbre

Aniversario Audi 200

5 fotos

Ampliar

Antes que el Audi Quattro nació el Audi 200 Turbo 5T, un automóvil cuyo destino era el de poner a Audi en el mapa. Su motor de 5 cilindros turbo sería empleado en el Quattro y sus prestaciones permitían a la marca de los anillos medirse sin complejos contra sus rivales de BMW y Mercedes.

Este modelo puso los cimientos para que en la actualidad Audi sea una de las marcas más valoradas y deseadas del mercado.

Audi Quattro: un vehículo militar bajo la piel de un coupé

Los Audi Quattro en Pikes Peak.

5 fotos

Ampliar

Si hubiese sido otro el que hubiese propuesto utilizar el sistema de tracción total del VW Iltis (un 4×4 ligero diseñado para el ejército) con un motor de 5 cilindros turbo para participar en las competiciones más exigentes del mundo se habrían reído de él, pero no de Piëch. Primero consiguió que la FIA eliminase la prohibición del uso de cuatro ruedas motrices en el Mundial de Rallys y después destinó a los mejores ingenieros de la compañía a trabajar en la puesta a punto del Audi Quattro. El resultado es todo un símbolo y un arma con el que Audi logró abrir las puertas del mercado americano, donde la tecnología Quattro arrasó en las competiciones más populares al otro lado del Atlántico.

VW Lupo 3L: hoy arrasaría

El VW Lupo 3 L tenía un consumo ridículo.

5 fotos

Ampliar

En 1999 se lanza al mercado una de las promesas de Ferdinand Piëch: un automóvil con capacidad para 4 pasajeros que sólo consume 3 l/100 km de media. El resultado es real y no sólo en el VW Lupo, también en el Audi A2. Una aerodinámica mejorada, neumáticos de baja fricción, peso optimizado y un motor diésel asociado a una caja de cambios muy eficiente eran los pilares para este hito. Sí, hace 20 años se comercializaba un coche que de verdad consumía menos que cualquiera de los actuales.

VW Phaeton: delirios de grandeza

El único pecado del Phaeton era no tener apellido noble.

5 fotos

Ampliar

Otra de las bravuconadas de Piëch: hacer el mejor Volkswagen de la historia, una berlina mejor que ninguna y capaz de rivalizar con la Clase S de Mercedes o la Serie 7 de BMW. La verdad es que lo lograron y el Volkswagen Phaeton fue una berlina formidable. Por desgracia el mercado nunca le perdonó llamarse Volkswagen y le dio la espalda, con unas ventas inmerecidamente bajas. El hombre responsable del mayor recorte de costes de la historia de la automoción había derrochado cientos de millones en el desarrollo de un capricho. Sin embargo, no todo en el proyecto del Phaeton cayó en saco roto. Del Phaeton se aprovecharon muchísimos elementos para el desarrollo de verdaderos superventas como el Porsche Cayenne o el VW Touareg, además de para la nueva generación de modelos de Bentley desarrollados bajo la propiedad de Volkswagen.

Bugatti Veyron: el coche de más de 1.000 CV

El Veyron rompió la barrera de los 1.000 CV como había prometido Piëch.

5 fotos

Ampliar

Cuando Piëch prometió que comercializaría un automóvil con más de 1.000 CV de serie muchos pensaron que «al abuelo se le ha ido la cabeza», pero no, o tal vez sí. El caso es que cuando Piëch ordenaba, todos obedecían y después de estas declaraciones se destinaron todos los recursos necesarios para el desarrollo de un automóvil irrepetible. Volkswagen adquirió la marca más emblemática de la historia, Bugatti y, aunque con infinidad de retrasos y recursos consumidos, finalmente se hizo realidad el coche de más de 1.000 CV: el Bugatti Veyron.

Piëch volvía a dejar claro que para él no había imposibles.

Volkswagen XL 1: el coche que gasta un litro

El Volkswagen XL 1 consumía 1l/100 km.

5 fotos

Ampliar

Si años atrás se empeñó en lanzar al mercado un coche que gastaba sólo 3 l/100 km, quince años después triplicó la apuesta y anunció que Volkswagen tenía la capacidad tecnológica de lanzar al mercado un coche que gastaba sólo 1 l/100 km. En 2014 esa afirmación se hizo realidad en la forma de un automóvil fabricado en serie limitada y que se ha convertido en un objeto de culto: el Volkswagen XL 1, el coche que gasta sólo 1 l/100 km.

El truco de este coche está en una formidable aerodinámica con un Cx de 0,18 y en un peso muy bajo que permiten que un pequeño motor diésel lo mueva con un buen nivel de prestaciones.

Vendidas todas las unidades a un precio unitario de 123.000 euros, hoy en día su cotización es mucho más elevada.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche