Mr. Bean subasta algunos de sus coches de colección

Mr. Bean subasta algunos de sus coches de colección

Aunque su famoso personaje es un hombre más bien humilde y que se sirve de un sencillo Mini para sus fechorías, el hombre real que hay tras Mr. Bean es un conocido coleccionista de coches y puede que esté preparando espacio para una nueva adquisición. Si quieres hacerte con alguno de los coches de Rowan Atkinson estás de suerte porque algunos salen a subasta.

Por desgracia el fabuloso McLaren F1 que ves en esta portada no está en la lista de los coches de la colección de Rowan Atkinson que salen a la venta el mes que viene en la Race Retro Classic Car Sale organizada por Silverstone Auctions. En realidad, Mr. Bean subasta algunos de sus coches de colección más accesibles, aunque esto no significa que no sean piezas interesantes, ni mucho menos.

Dos de las piezas que se subastan son lo que se puede considerar “youngtimers“, coches no demasiado veteranos pero con características que los hacen muy interesantes como futuros coleccionables.

El primero de ellos es un Mercedes 500E. Esta berlina alemana de la serie W124 se fabricó en serie limitada y contaba con un potente motor V8 de 5 litros que a duras penas cabía en su vano motor. Desarrollaba 326 CV que eran suficientes para hacer que este fabuloso Mercedes pudiese pasar de 0 a 100 km/h en poco más de 6 segundos.

Siempre asociado a una caja de cambios automática, fue una de las berlinas más rápidas de los años noventa y su puesta a punto se llevaba a cabo en la factoría de Porsche en Stuttgart, a escasos kilómetros de la línea de producción del resto de la gama W124 de Mercedes.

Una vez en Porsche, la marca de deportivos introducía los cambios en el sistema de frenos, la puesta a punto mecánica y los nuevos reglajes de la suspensión, únicos para este modelo, que se distingue fácilmente del resto de W124 por sus abultados pasos de rueda delanteros y su interior, que perdía una plaza para proporcionar 4 excelentes asientos capaces de sujetar a sus pasajeros a las elevadas velocidades que era capaz de alcanzar.

Este Mercedes 500E de Mr. Bean se caracteriza por su tapicería deportiva en tela (casi todos eran de cuero), pues el popular actor británico prefiere este material a la piel en sus modelos deportivos. Fabricado en 1993, lleva en su casa desde 2015 y sale a subasta en un par de semanas.

El Lancia Thema 8.32 Ferrari de Mr.Bean

El Lancia Thema con motor Ferrari V8 es todo un icono que se está revalorizando como la espuma.
El Lancia Thema con motor Ferrari V8 es todo un icono que se está revalorizando como la espuma.
Ampliar

La otra gran pieza es este formidable Lancia Thema 8.32 fabricado en 1989. Equipado con el motor V8 Ferrari, esta berlina causó furor a finales de los años ochenta. En España es un modelo muy conocido debido al accidente mortal provocado por Fernando Martín el 3 de diciembre del mismo año de esta unidad, 1989.

Aunque sus prestaciones no eran nada del otro mundo (apenas 215 CV) e incluso dentro de su propia gama era menos brillante que el Lancia Thema equipado con el motor 2.0 turo, el Thema 8.32 by Ferrari tenía el mítico motor V8 de tres litros que animaba por aquel entonces a los deportivos italianos, modificado para poder colocarse en posición delantera transversal, lo que obligó a un rediseño, entre otros elementos, de la bomba de refrigeración.

Entre sus características únicas estaba un interior completamente forrado en cuero firmado por el especialista Poltrona Frau, un cuadro de mandos repleto de relojes y madera de nogal y un spoiler retráctil en el portón trasero que hacía del Lancia Thema uno de los pioneros en aerodinámica activa.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba