Noticia

Los Mossos implicados en un atropello intentaron lograr el vídeo antes que la Urbana

Ampliar

25 de octubre, 2011

Los mossos d'esquadra que viajaban en el coche patrulla que atropelló mortalmente a un motorista en Barcelona intentaron conseguir una grabación en vídeo del accidente que incriminaba a su compañero antes que los guardias urbanos encargados de la investigación del caso.

Así lo han revelado los testigos que han declarado en la Audiencia de Barcelona: se juzga a un mosso d’esquadra que afronta una petición fiscal de tres años de prisión por provocar, en marzo de 2009, la muerte de un motorista al que arrolló con su vehículo oficial tras saltarse un semáforo en rojo. Llegaba tarde a un juicio en el que estaba citado como testigo.

El acusado ha sostenido que cuando arrolló al motorista conducía muy despacio, a unos 20 o 30 kilómetros por hora, y con el convencimiento de que avanzaba con el semáforo en verde. Además, ha negado que, al menos conscientemente, activara las señales luminosas de su coche patrulla para abrirse paso entre los vehículos.

La versión del mosso, no obstante, ha sido enfrentada en el juicio con una grabación del atropello registrada por las cámaras de seguridad de una empresa situada en el chaflán donde ocurrió el accidente, en el distrito 22 de la Ciudad Condal, que muestran que el coche policial atravesó el cruce con el semáforo en rojo y las señales luminosas encendidas.

Los dos agentes que acompañaban imputado se han escudado hoy en que no recuerdan las circunstancias del atropello, pero han admitido que requirieron a la empresa las imágenes del accidente y las visionaron antes de prestar declaración ante la Guardia Urbana, como testigos del siniestro, y ante el juez instructor.

El propio acusado ha afirmado que sus dos compañeros vieron la grabación del accidente antes de su declaración y que él estuvo a punto de hacerlo, aunque finalmente desistió por la conmoción que le producían las imágenes.

Los urbanos que investigaron el accidente también han corroborado esa irregular actuación de los mossos d’esquadra implicados en el siniestro: cuando llegaron al lugar del atropello encontraron a un responsable de la empresa entregando a los agentes autonómicos un DVD con la grabación de las cámaras de seguridad.

Los policías locales encargados de la investigación anunciaron al responsable de la empresa que eran ellos los que debían tener la grabación para elaborar el correspondiente atestado, con lo que consiguieron que se les entregara una segunda copia de las imágenes, junto a la facilitada a los mossos.

Los guardias urbanos han ratificado hoy en el juicio los resultados de su informe sobre los hechos, que concluye que el atropello sucedió al saltarse el acusado el semáforo en rojo, una versión que también han confirmado varios testigos del accidente.

La acusación particular ejercida por la familia de la víctima, que pide cuatro años de prisión y seis de inhabilitación, ha recordado hoy que ha sido imposible alcanzar un acuerdo con el procesado que evitara la celebración del juicio porque nunca ha habido «condolencias ni perdón institucional» por parte de la policía autonómica.

En su derecho a la última palabra antes de que el juicio quedara visto para sentencia, el agente procesado ha estallado en lágrimas, ha expresado su «pésame» a la familia del fallecido y ha dicho que siente profundamente su muerte «como padre de tres hijos» que es.

La Fiscalía ha descartado pedir la inhabilitación del agente por considerar que el delito no fue cometido en acto de servicio, aunque para las acusaciones particulares ejercidas por la madre y la esposa e hija del fallecido esa pena es irrenunciable.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche