Mitsubishi admite que falseó consumos en más de 600.000 vehículos

Mitsubishi admite que falseó consumos en más de 600.000 vehículos

El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi ha admitido que modificó los resultados de consumos de combustible de más de 600.000 vehículos, lo que ha provocado un desplome del 15% de su cotización en bolsa.

El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi ha admitido que modificó los resultados de consumos de combustible de más de 600.000 vehículos, lo que ha provocado un desplome del 15% de su cotización en Bolsa.

La compañía nipona, que comercializó más de un millón de vehículos en todo el mundo durante el pasado ejercicio, ha sañalado, según informa la ‘BBC’, que ha paralizado la fabricación y la venta de los modelos afectados por esta modificación de los consumos.

Este anuncio ha hecho que las acciones de la compañía hayan perdido un 15% de su valor en el mercado, lo que supone unas pérdidas de casi 1.000 millones de euros.

No hay vehículos afectados en España

Los directivos de Mitsubishi España han respondido que: “Ante la noticia de Mitsubishi Motors en Japón esta mañana, la distribuidora de Mitsubishi Motors en España confirma que ninguno de sus modelos homologados y comercializados en el mercado español están afectos por los problemas de modificación de los consumos homologados en Japón. Este problema está restringido a unos modelos concretos, los micro-coches “K-cars“, que no se comercializan en la Unión Europea. Los 6 modelos de Mitsubishi Motors comercializados en España cumplen con la homologación europea en vigor, por lo tanto el problema no afecta al mercado español y europeo.

Al mismo tiempo, la empresa ha apuntado que ha puesto en marcha un equipo independiente que se encargará de investigar lo sucedido, así lo indicaron directivos de la compañía en el marco de una rueda de prensa en Tokio.

El presidente de la multinacional automovilística, Tetsuro Aikawa, que se ha inclinado de forma ostensible en el inicio de la rueda de prensa, ha apuntado que esta conducta ha sido comunicada al Ministerio de Transporte de Japón.

“También hemos encontrado que se estaba adoptando un método de pruebas diferente al definido por la legislación nacional”, ha añadido la corporación, que se ha disculpado “profundamente” tanto con sus clientes como con sus accionistas.

Estos tests erróneos de los consumos afectan a 157.000 vehículos de la marca Mitsubishi, así como a 468.000 unidades fabricadas por Nissan. El problema se ha detectado después de que Nissan encontrara inconsistencias en los datos de emisiones de sus modelos, tras lo cual Mitsubishi puso en marcha una investigación interna que descubrió que las cifras habían sido falseadas.

Mitsubishi ha indicado en un comunicado que los vehículos afectados del modelo eK y similares suministrados a Nissan, fabricados desde junio de 2013, corresponden a 150.007 unidades de vehículos Mitsubishi y a 460.008 unidades fabricadas por la compañía y comercializadas por Nissan.

Ante esto Nissan ha señalado que los coches afectados son aquellos fabricados por Mitsubishi y que Nissan tan solo los comercializa. Además, la marca ha dado instrucciones a sus concesionarios de Japón para que paren la comercialización de todos los modelos afectados hasta que se aclare la situación.

Las compañías de asesoramiento ya se han puesto en marcha para ayudar a los afectados. Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha pedido a Mitsubishi que dé explicaciones en relación con el caso de falseamiento de los consumos de algunos de sus modelos y ha pedido que realice “compensaciones adecuadas” a todos los afectados. Y ha puesto a su disposición la plataforma Movilízate, con el compromiso de mantenerles informados.

En segundo lugar, Legálitas ha pedido a los usuarios que recopilen toda la documentación posible, entre la que se incluyen: el contrato de compraventa del vehículo, los folletos publicitarios e informativos entregados en el momento de realizar la compra, los justificantes de ITV, revisiones y reparaciones que hubiera pasado ya el vehículo, así como los peritajes ya efectuados que se pudieran disponer. Por su parte, pide que no se haga ningún tipo de reparación, ya que podría suponer, por ejemplo, una bajada del precio o una pérdida de la potencia.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba