¿Qué hay de cierto en los mitos que rodean al gas natural comprimido?

17 abril, 2018 por

Un coche que monte gas natural comprimido como combustible tiene más probabilidades de explotar o, en condiciones extremas de frío, el gas se puede congelar. Estas son algunas de las respuestas que dan las personas cuando se les pregunta, si saben algo de este tipo de combustible. A continuación, te desvelamos falsos mitos sobre el gas natural comprimido (GNC).

¿Qué hay de cierto en los mitos que rodean al gas natural comprimido?2

Para ser sinceros, cuando se nos habla de coches que montan un tipo de depósito que alberga gas se nos viene inmediatamente a la cabeza la imagen de una posible explosión. El gas ha sido objeto de miedo entre las personas por su alto nivel de volatilidad, sin embargo, muchos de los mitos que rodean al gas natural comprimido (GNC) no son más que eso, mitos.

El responsable de Producto de GNC de Seat, Andrew Shepherd desmonta estas falsas creencias y nos describe más detalladamente las ventajas de este tipo de combustible, por ejemplo, te permite recorrer 1.300 kilómetros sin parar a repostar.

Por empezar con una de las falsas creencias, está la de los que creen que el tipo de conducción de un coche propulsado por GNC es diferente a la de un combustible convencional, ante esto Shepherd señala que, “la sensación circulando es la misma, ya que las prestaciones de los motores de gas son idénticas a las de los coches diésel o gasolina con la misma potencia”. 

Un depósito de gas es igual de seguro que uno de gasolina

Otro de los mitos que más se escucha es la inestabilidad del gas, y más si este funciona como combustible de un vehículo. Pero como todo mito, se queda en la fantasía del que los crea. De la misma manera que los compresores tienen una válvula de escape en caso de emergencia,“los depósitos de gas incluyen una válvula de seguridad que, en un caso extremo, evacuaría el gas a la atmósfera de manera controlada”apunta Shepherd .

No sólo dispone de esta válvula, sus componente están testados para resistir “condiciones extremas: el depósito alcanza una presión máxima de unos 200 bars, pero está diseñado para poder soportar más del doble”.

Por otra parte, Shepherd quiere aclarar que, “para que el gas se pueda congelar en condiciones de uso tendría que estar sometido a temperaturas inferiores a 160 grados bajo cero”, algo imposible mientras circulamos con el vehículo.

Puedo continuar circulando si se acaba el gas

“El conductor puede continuar sin necesidad de parar, mientras que un testigo en el cuadro de instrumentos le indicará que en ese momento el coche pasa a funcionar con gasolina”, explica Andrew Shepherd. De hecho, se puede circular sin necesidad de repostar hasta 1.300  kilómetros.

A su vez, sucede lo mismo con la pregunta, ¿puedo circular sólo con gas? Los vehículos GNC funcionan por defecto con gas y se puede circular sin recurrir al otro depósito. Aún así, es necesario llevar un mínimo de gasolina para el momento del arranque si la temperatura exterior es muy fría o justo después de repostar gas natural. Es recomendable consumir esta gasolina en un período de unos 6 meses.

Y si la objeción viene sobre dónde se puede repostar, llenar el depósito de gas es posible en todos los países europeos que cuentan con gasineras ya que el sistema se hace mediante una boquilla universal”.

El mantenimiento es parecido

La mecánica de los vehículos de gas muy similar a la de los coches tradicionales. El experto de Seat rebate la idea de que bujías o filtros tengan que cambiarse con mayor frecuencia y argumenta que, “lo único que los diferencia es la revisión de ITV, donde se tiene que certificar la estanqueidad del sistema de gas y, cada 4 años, realizar una inspección visual de los depósitos en un taller especializado”. Para Andrew Shepherd este combustible tendrá un papel protagonista en la movilidad del futuro, ya que en 2017 las matriculaciones de vehículos a gas crecieron en España un 237%.

Si los anteriores puntos no te han convencido, si dispones de un coche propulsado por GNC, además de reducir el gasto en combustible un 30% con respecto a los diésel y un 55% en relación a los gasolina, podrás circular en episodios de alta contaminación. Estos coches están clasificados con la etiqueta ‘ECO’.

Cuánto se ahorra realmente con un coche de gas

No es cierto que ahorremos un 50 % en un coche movido por gas. Aunque el combustible cuesta la mitad (debido a que tiene menos impuestos), el consumo del motor es un poco más elevado cuando utiliza el gas y, además, en los arranques en frío y hasta que el motor alcanza los 60 ºC funciona con gasolina. Esto hace que el ahorro real sea algo menor. Aun así, utilizando gas en lugar de gasolina o gasóleo el ahorro está entre el 30-35 %.

Te puede interesar...

Pablo Bisio

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba