Noticia

Casi la mitad de los conductores muertos en carretera iban drogados o ebrios

Ampliar

19 de julio, 2021

Dato alarmante: cerca de la mitad de los conductores envueltos en un accidente de tráfico habían consumido alcohol, drogas o psicofármacos.

Casi el 50 por ciento (exactamente el 48,7 por ciento) de los automovilistas fallecidos en las carreteras durante el año 2020 en accidentes de tráfico había consumido alcohol, drogas o psicofármacos, según la Memoria de Hallazgos Toxicológicos en Víctimas Mortales de Accidentes de Tráfico 2020 que ha presentado la Dirección General de Tráfico (DGT).

Este dato, preocupante, es incluso más elevado que el obtenido en el anterior informe, de 2019. Así, los fallecidos en accidentes viales con restos de alcohol, drogas o  psicofármacos aumentaron en un 3,2 por ciento, incluso habiendo un 25 por ciento menos de desplazamientos en carretera a causa de las restricciones a la movilidad producidos por la pandemia de coronavirus.

Cada vez más drogas y alcohol… y en mayor cantidad

<span style=No es un dato que haya sorprendido a la DGT, que ya venía avisando de esta peligrosa tendencia desde finales del año pasado. Según este organismo, los positivos en alcohol o drogas se elevaron en los últimos tres meses de 2020 del 35 al 50 por ciento. Cuando se trataba de pruebas a conductores que habían sufrido un accidente, el porcentaje había pasado del 19 al 23 por ciento." >

No es un dato que haya sorprendido a la DGT, que ya venía avisando de esta peligrosa tendencia desde finales del año pasado. Según este organismo, los positivos en alcohol o drogas se elevaron en los últimos tres meses de 2020 del 35 al 50 por ciento. Cuando se trataba de pruebas a conductores que habían sufrido un accidente, el porcentaje había pasado del 19 al 23 por ciento.

Ampliar

Y lo peor de esto es el hecho de que las tasas de alcohol, drogas o psicofármacos obtenidas eran bastante elevadas en el 80 por ciento de los casos, lo que supone un riesgo extra para la seguridad vial y aumenta notablemente la posibilidad de sufrir un accidente de tráfico grave.

En el caso del alcohol, casi 8 de cada 10 conductores testados arrojaron tasas iguales o superiores a 1,2 g/l, lo que se concibe como conducción peligrosa, muy por encima de la tasa máxima permitida por ley, que es de 0,5 g/l.

 A partir de esta tasa de alcohol, la conducción se convierte en temeraria

En cuanto a las drogas, las más detectadas han sido la cocaína (60,8 por ciento) y el cannabis (53,3 por ciento), mientras que respecto a los psicofármacos las benzodiacepinas (62,5 por ciento), los antidepresivos (40 por ciento) y los opioides (26,2 por ciento) se llevan la palma.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • joaquin

    … es lo que se llama una visión sesgada (cuando no manipuladora). Veamos eso que llamamos (y soportamos como los corderos soportan a las garrapatas) DGT va y nos quiere hacer creer que la gente sólo toma «alcohol, drogas o psicofármacos» cuando se transforman en conductores y, además (sólo si) mueren en accidente de tráfico.
    Pues no, es justo del revés, ese «estudio» alerta sobre qué está pasando en una sociedad para que el consumo de «alcohol, drogas o psicofármacos» esté aumentando, y recordemos que conducir un vehículo puede ocupar sólo una media de entre 2 y 3 horas día de nuestra actividad.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche