Noticia

Mercedes B200 CDI BlueEFFICIENCY: la prueba

17 fotos

Ampliar

22 de agosto, 2012

El nuevo Mercedes Clase B supone una clara evolución respecto a la anterior versión. Lo pudimos constatar durante la semana que la marca alemana nos cedió el coche para su exhaustivo examen, cuando comprobamos las muchas virtudes y los escasos defectos de un coche que sorprende con el paso de los kilómetros.

En muchos círculos, el Mercedes Clase B siempre ha sido considerado el modelo de la marca alemana menos “agraciado”, al menos en el plano estético. Su apariencia de monovolumen lo desmarcaba un poco del grueso de los modelos de Mercedes. Sin embargo, la última versión del Clase B destierra esta idea. Es cierto que sigue teniendo forma de monovolumen, pero su imagen se ha estilizado lo suficiente para que lo veamos con otros ojos. Estéticamente, queda claro desde el primer vistazo que el Mercedes Clase B ha dado un importante paso adelante.

El motor del Mercedes Clase B sorprende

La versión en concreto que hemos probado del Mercedes Clase B es el B200 CDI BlueEFFICIENCY. Bajo el capó cuenta con un motor diésel de 1,8 litros con 136 CV de potencia. A priori, son cifras que podrían resultar algo justas sobre el papel para un vehículo que ronda la tonelada y media (concretamente, pesa 1.475 kg.). Pero nada más lejos de la realidad; el rendimiento del motor es más que satisfactorio.

Estable y muy cómodo, así es el Mercedes Clase B.

17 fotos

Ampliar

Lo confieso, no suelo mirar las fichas técnicas de los coches que pruebo antes de ponerme al volante para no «sugestionarme», pero en este caso cometí el “error” de hacerlo. Prometo que tuve que volver a revisarla después de los primeros kilómetros con el Clase B para confirmar los 136 CV del motor. Su par de 300 Nm asegura una excelente entrega de potencia en el rango de revoluciones en el que nos moveremos durante el 95% del tiempo de utilización del vehículo. Buena aceleración, buena recuperación desde bajas revoluciones, poco ruido… es un propulsor que lo tiene todo.

Para alcanzar la máxima comodidad, teniendo en cuenta el coche del que se trata, la mecánica debería asociarse a una caja de cambios automática. Aunque (todo hay que decirlo) la transmisión manual de 6 relaciones que equipa este Mercedes Clase B es una delicia.

Y si sorprende el rendimiento del motor puro y duro, qué decir de los consumos. Mercedes homologa un gasto medio de 4,4 litros cada 100 kilómetros, una cifra que no se queda lejos de los 5,3 l/100 kilómetros que marcó el ordenador de viaje durante la semana que duró la prueba. La tecnología BlueEFFICIENCY funciona, ¡y de qué manera! Un nuevo ejemplo para aquellos que defienden que, bien conducido, un motor diésel de estas características puede enfrentarse cara a cara con toda la tecnología híbrida que tan de moda está ahora en el mundo de las cuatro ruedas.

Confort en marcha, el objetivo número uno del Mercedes Clase B

Vista interior del nuevo Mercedes Clase B.

17 fotos

Ampliar

El Mercedes Clase B es un coche familiar. Con esta frase no descubrimos nada, pero sí nos hace entender en pocas palabras el objetivo que ha perseguido la marca germana con la concepción de este coche. Se trata de un vehículo que por tamaño puede ser muy útil en la gran ciudad e ideal en grandes desplazamientos por carretera.

Lo primero que notamos en los kilómetros iniciales con el Mercedes B200 CDI es una estabilidad por encima de la media. Es la misma sensación de seguridad y comodidad al volante que nos aporta cualquier modelo de la firma alemana. Los reglajes tanto del chasis como de las suspensiones son más bien blandos, siempre buscando el máximo confort de quienes ocupan el coche, pero en ningún momento esta característica ha perjudicado el agarre y la estabilidad en marcha del Clase B.

También hay que elogiar el trabajo de los ingenieros en la dirección del coche. A priori puede parecer demasiado blanda, pero es cuestión de acostumbrarse al tacto de la misma para darnos cuenta de que se trata de un sistema muy preciso y eficaz. Podríamos poner alguna pega al vehículo, quizás que tiene un comportamiento demasiado “sobrio”, pero tanto la concepción como el público objetivo del Mercedes Clase B son los que son y, por tanto, las características con las que lo ha dotado la casa alemana son las idóneas.

Vida interior en el Mercedes Clase B, todo un lujo

Si la imagen exterior ha evolucionado a pasos agigantados, tal y como hemos comentado al principio de la prueba, el interior del Mercedes Clase B no se queda atrás. Mires donde mires verás acabados «de lujo». La imagen que nos deja es Mercedes 100%. Es decir, un diseño frío y sobrio, pero sin fallos. Calidad por los cuatro costados.

Los asientos traseros del Mercedes Clase B son abatibles.

17 fotos

Ampliar

A pesar de no ser uno de los modelos más grandes de la marca, la sensación que aporta el interior del Clase B es la de tener espacio de sobra tanto en la parte delantera como en la trasera. No es que vayamos a viajar en un “barco”, pero el coche ofrece espacio suficiente para cinco personas, que estarán muy cómodas. Incluso los ocupantes de las plazas traseras disfrutarán de unas bandejitas situadas en el respaldo de los asientos delanteros donde tendrán hasta un espacio reservado para colocar su refresco con la seguridad de que éste no se derrame.

Hablando de los asientos delanteros, la sensación que me aportaron en un principio fue errónea. Nada más sentarte en el puesto del conductor del Mercedes B200 CDI BlueEFFICIENCY, te da la sensación de que el acolchado es bastante duro. No obstante, éste está estudiado, cómo no, para ofrecer el máximo de comodidad posible. ¡Y vaya si lo consigue! La dureza inicial, una vez nos acostumbramos, se transforma en un asiento cómodo que además te sujeta de una forma bastante eficaz.

Desde el puesto del conductor apreciamos otra de las características 100% Mercedes del Clase B. La marca alemana insiste con situar todos los mandos (parabrisas, intermitentes, etcétera) en la parte izquierda del volante, en lugar de repartirlos entre ésta y la parte derecha. Te acabas acostumbrando, pero un servidor sigue pensando que utilizar los dos “laterales” del volante es la forma más racional de repartir estos controles. Además, en cuanto a diseño, da la sensación de tener excesivamente recargado una de los lados del volante, dejando huérfano el otro.

Pasando a analizar el maletero, tenemos que volver a hablar de un espacio bastante conseguido. La capacidad oficial del maletero del nuevo Mercedes Clase B es de 485 litros (la cual aumenta bastante con los asientos traseros abatidos), aunque su fuerte son unas formas que nos permiten llenarlo hasta arriba de una forma muy cómoda.

Un equipamiento a la altura

El Mercedes Clase B es el vehículo ideal para el padre de familia que busque un coche útil para los suyos.

17 fotos

Ampliar

Ya que en el apartado anterior hemos acabado hablando del maletero, vamos a seguir ahí por un momento. El Mercedes Clase B que hemos conducido es uno de los que más equipamiento trae consigo (de hecho, la versión probada cuesta 37.040 euros, mientras que el Clase B más liviano tiene un precio de 26.350 euros), por lo que no es de recibo que bajo el suelo del maletero encontremos un kit antipinchazos en lugar de una rueda de repuesto.

Este «reproche» no es para Mercedes, sino para todas las marcas que se amparan en la ley para equipar los coches con un sistema que es totalmente ineficaz. Tuve la desgracia de pinchar un neumático durante la prueba, algo que puede pasarle a cualquiera. El tamaño del pinchazo era lo suficientemente grande como para que el kit antipinchazos no sirviese de nada. Por suerte, estaba a 700 metros de un taller de neumáticos 24 horas, porque estamos hablando de un sábado por la tarde cuanto esto sucedió, momento en el que todo el mundo está disfrutando de un merecido fin de semana. ¿Qué menos que incorporar, aunque sea, una rueda de emergencia? Y más si hablamos de todo un Mercedes.

Dejando de lado este punto, lo cierto es que el equipamiento del Mercedes B200 CDI BlueEFFICIENCY que probamos tenía absolutamente de todo. Equipo de música con cargador frontal de 6 CDs, navegador, retrovisores antideslumbramiento… y así, toda una serie de elementos que nos facilitaron la vida hasta límites insospechados cada vez que cogimos el coche. Es cierto que un vehículo tan equipado hay que pagarlo, pero os aseguro que merece la pena.

¿Será el Mercedes Clase B200 CDI BlueEFFICIENCY tu próximo coche?

No debemos olvidar en ningún momento que estamos hablando de Mercedes, una marca “premium”. Como te decíamos durante la prueba, si quieres disfrutar de un Clase B tan equipado como el que hemos conducido nosotros, deberás ser consciente de que te vas a gastar más de 10.000 euros “extra” respecto al Clase B de entrada a la gama.

Aquí entra en juego una teoría muy personal de quien escribe este artículo, y que vale para cualquier tipo de coche, no solamente uno destinado al ámbito familiar como el Mercedes B200 CDI Blue EFFICIENCY. Si tienes y quieres gastarte los 37.040 euros que vale el Clase B que hemos probado, debes comprarlo con los ojos cerrados. Pero si vas algo más justo de dinero y “sólo” te llega para una versión de acceso, yo siempre miraría un coche similar en una marca más generalista, que te ofrecerá por el precio de un Clase B básico un coche mucho más equipado.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Mercedes Clase B, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Mercedes Clase B puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Ver ficha técnica y equipamiento

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Salvattore

    Es cierto que este modelo es más bonito que el anterior, pero a mi me sigue pareciendo una furgoneta medio aplastada. No dudo de sus cualidades, pero pagar casi 40.000 euros… no se, creo que por ese precio hay cosas más interesantes en el mercado.

  • Jorge Morillo

    Sobre la estética, para gustos están los colores, eso está claro. Pero seguro que alguien habrá en el mercado que busque un coche de estas características y con esta imagen. Sobre lo del precio, siempre es difícil evaluar si estamos pagando lo correcto. Lo que debemos tener claro es lo que estamos dispuestos a pagar sabiendo exactamente el producto que compramos y la competencia que existe.

  • Willy

    Es cierto lo del kit antipichazos. No vale para nada… por mi, si van a ponerme eso, mejor que no pongan nada y al menos puedo utilizar el espacio en cosas útiles.

  • jose

    Hombre lo que parece claro es que respecto a la anterior generación ha mejorado bastante no?? la definición de furgoneta aplastada que dices está bastante bien jejej porque no la sitúo en ningún segmento concreto

  • Pedro

    A mi no me parece una furgoneta, es mas me parece una línea espectacular, algo caro para el tipo de coche que es, pero el coche, como diría un castizo, es «acojonante», y además es Mercedes.

  • Luis

    Llevo un año con el nuevo Clase B y estoy encantado. Una maravilla tanto en ciudad como en carretera. Tengo el de 109 CV y sobra motor. El cambio automático impresionante. Espacioso por dentro y un gran maletero.
    Si os vais a por el B180 podéis acceder a él con un gran equipamiento y por un precio notablemente inferior, lo que hará que tengáis otra opinión del coche.

  • Ramón Rodríguez

    Yo mercedes ni gratis… Tuve un c200 break y
    lo retire con 95000 kms lleno de averías, de lo peor que he tenido y el trato de taller d
    Para no volver……. El error fue comprarlo, el gran acierto venderlo

    to… Para no volver

  • Jose Maria Sanchez Sandoval

    Hola, quisiera saber vuestra opinion sobre mercedes clase b 200 automatico , dinamismo, hermetizacion en carretera etc . Muchas gracias

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche