Noticia

Mercedes-AMG One: del circuito a la calle

Mercedes AMG Project One 2022

14 fotos

Ampliar

Después de varios retrasos debido tanto a la complejidad del proyecto como a lo revuelto del panorama mundial de los últimos dos años, por fin está ya lista la versión definitiva matriculable del hipercoche del año: el Mercedes-AMG Project One.

Mercedes-Benz acaba de quitarse un peso de encima al anunciar la versión definitiva del mayor reto que ha tenido de cabeza a sus ingenieros en los últimos tiempos: el nuevo Mercedes-AMG One, uno de los mejores hiperdeportivos de todos los tiempos.

En 2017 Mercedes presentaba en su stand del Salón de Frankfurt un concept car extremo, una especie de fórmula 1 carrozado. Si su sola presencia ya sorprendió a los expectadores, el hecho de que los responsables de la marca anunciasen su intención de llevarlo a la producción y comercializarlo fue todavía más inusual.

Cinco años después de la presentación del Mercedes-AMG One Concept y tras multitud de aplazamientos en su lanzamiento, Ola Källenius (máximo responsable de la compañía) ha hecho unas declaraciones en una entrevista para Autocar que no pueden ser más sinceras y poco habituales. Está claro que ya están tan comprometidos que no queda más remedio que «huir hacia delante», pero el proyecto es un auténtico quebradero de cabeza. Según las palabras del propio Ola Källenius: «Tendré que volver para revisar las actas de la reunión, pero estoy seguro de que estábamos borrachos cuando dijimos que sí».

No han sido pocas las veces en la historia del automóvil en las que uno se pregunta en qué diantres estarían pensando los directivos cuando aceptaron proyectos que claramente eran una locura. Sin embargo, también es justo reconocer que a veces esas decisiones han dado frutos sensacionales y han relanzado a marcas. ¿Estaría el VW Golf donde está ahora si no hubiesen dicho sí al proyecto del GTi?, ¿qué sería de Audi sin el Quattro?.

Nuevo Mercedes AMG One: cifras de auténtico Fórmula 1

Por fin se acerca la fecha en la que 275 afortunados podrán disfrutar de esta maravilla técnica.

14 fotos

Ampliar

El Mercedes-AMG One es un prodigio tecnológico, un escaparate de lo que es capaz de hacer la marca que prácticamente inventó el automóvil hace un siglo y medio. Trasplantar la tecnología de un auténtico Fórlmula 1 a un coche matriculable ha sido mucho más difícil de lo que parecía (que tampoco se veía como una tarea fácil en ningún momento) y ha tenido que afrontar retos técnicos y mundiales, como la pandemia.

El corazón de esta bestia es un grupo propulsor híbrido directamente heredado de la máxima competición. Dispone del motor V6 de gasolina con la potencia específica más grande del mundo. Con sólo 1.6 litros de cilindrada desarrolla 574 CV a 9.000 rpm, es decir, la friolera de 359 cv/litro. Para conseguir semejantes cifras, este motor dispone de un turbocompresor tarado a nada menos que 3,6 bares de presión y que es accionado por un motor eléctrico, de forma que su respuesta es instantánea a la más leve insinuación sobre el pedal del acelerador. El motor que mueve este compresor tiene nada menos que 122 CV y es capaz de acelerar la turbina de manera instantánea a la presión necesaria.

Acoplado al cigüeñal del motor térmico tenemos otro motor eléctrico que aporta un empuje de 163 CV de forma inmediata cuando se necesitan (su potencia, junto con la del motor de combustión, llega a las ruedas traseras) y por último tenemos otros dos motores eléctricos, uno para cada rueda delantera, de 120 kW cada uno, lo que significa que el eje delantero tiene una potencia conjunta de 356 CV. Los motores eléctricos van alimentados por una batería de iones de litio con un revolucionario sistema de refrigeración directa de 8,3 kWh de capacidad.

En total, el Mercedes AMG One tiene una potencia total de 1.063 CV, lo que le permite alcanzar los 352 km/h de velocidad máxima, acelerar de 0-100 km/h en sólo 2,9 segundos y llegar a los 200 km/h en apenas 7 segundos.

Mercedes-AMG One: «sujétame el cubata»

El proyecto ha sido mucho más complicado de lo que parecía.

14 fotos

Ampliar

Tomando en cuenta las palabras del propio Ola Källenius, lo de decidir llevar a producción el Mercedes-AMG One debió ser algo así como los memes que inundan las redes sociales ahora: «¿A que no fabricáis un Fórmula 1 matriculable?… Sujétame el cubata».

En efecto, el Mercedes-AMG One es básicamente un biplaza carrozado con la base mecánica de un Fórmula 1 y esto es complicadísimo. Aunque nos parezca sencillo a priori y pensemos que «si ya tienen el motor hecho, sólo hay que meterlo en un coche», conseguir que una mecánica de competición cumpla con los requisitos legales para poder trasplantarlo a un coche de calle es una obra farónica.

Sin lugar a dudas, uno de los principales quebraderos de cabeza para los ingenieros embarcados en el proyecto de llevar a la serie el Mercedes-AMG One ha sido cómo lograr que un motor de Fórmula 1 sea capaz de cumplir con las normas anticontaminantes y de ruido sin perder prestaciones. Otro tema es cómo hacer suficientemente robusto un motor V6 turbo de sólo 1,5 litros de cubicaje y una potencia de 1.000 CV unido a un sistema Kers y motores eléctricos.

Mercedes-AMG One: a punto para 275 afortunados

Por fin se acerca la fecha en la que 275 afortunados podrán disfrutar de esta maravilla técnica.

14 fotos

Ampliar

Aunque no cabe duda de que ha sido un verdadero quebradero de cabeza, los responsables de la marca no pueden estar más orgullosos al poder anunciar que en pocas semanas habrá noticias sobre el avance de este proyecto y es que parece que ya se ve la luz al final del túnel.

El Mercedes-AMG One se producirá en una serie limitada a 275 ejemplares, que ya están adjudicados, con un precio unitario que ronda los 2,27 millones de euros (impuestos no incluidos) y es probable que pronto empiecen ya las primeras entregas, después de varios aplazamientos.

Ver información de los modelos

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche