Noticia

El mayor coleccionista de coches soviéticos del mundo: 300 clásicos

Ampliar

18 de septiembre, 2020

Mijaíl Krasinets tiene una tremenda colección de coches de la era soviética, que tiene expuestos, al aire libre en un campo en Rusia.

Mijaíl Krasinets es un tipo peculiar. Antiguo mecánico y piloto, es un apasionado de los coches desde su más tierna infancia. Desde hace mucho tiempo, como el que ha tardado, casi tres décadas, en reunir una tremenda colección de vehículos de la era soviética, que tiene expuestos, al aire libre en un campo en Rusia, entre las ciudades de Tula y Oryol, al sur de Moscú.

Una colección de coches soviéticos de 300 unidades

Krasinets, de 56 años, fue piloto de pruebas y compitió en rally y trabajó como mecánico en la Fábrica de Automóviles de Moscú, y ahora es el encargado de reunir y cuidar una de las colecciones de coche de la era soviética más grande que existe.

Volga, ZAZ, GAZ  o Izh-Kombi son las marcas que más representadas están en este museo gigante, automovilísticas en su mayoría desconocidas en Occidente, pero que en la Unión Soviética eran tesoros nacionales.

La pasión de Krasinets se remonta a finales de los años 80, cuando montó una organización que trataba la historia de los coches. Cuando la Unión Soviética se derrumbó en 1991, Krasinets se propuso reunir el mayor número posible de ejemplos de la producción automovilística soviética.

Para tener espacio para su colección, Krasinets y su esposa, Marina, vendieron su apartamento en la ciudad y se mudaron al campo en 1996. «Con el dinero que obtuve, compré inmediatamente un montón de interesantes coches soviéticos, que se vendían en ese momento en Moscú. Los trajimos aquí para salvarlos. En aquel entonces costaban entre 100 y 150 dólares. Es un precio ridículo. En realidad los coches valen mucho más», recuerda.

Este preparador transforma tu coche en un automóvil de la antigua Unión Soviética

Durante casi 20 años, Marina y Mikhail han vivido en una casa rodeada de cientos de coches  Uno de los modelos más atractivos de esta colección es el GAZ-13, también conocido como “Chaika”, gaviota en ruso. Este automóvil estaba destinada a aquellos en los niveles más altos de la nomenclatura y encarna lo último en confort de los años 60. Este era el coche favorito de Nikita Khrushchev, el máximo responsable del Partido Comunista soviético durante la Guerra Fría.

Un ciudadano soviético ordinario no tenía ninguna posibilidad de adquirir una “Chaika” con su sueldo, pero este modelo de lujo podía ser alquilado para bodas. Sólo se produjeron 3.179 unidades, lo que le convierte en uno de los modelos más deseados y valoradas por los coleccionistas.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche