Más estrella que nunca

1 diciembre, 2009

Cinco estrellas bajo los nuevos y más estrictos criterios de calificación EuroNCAP, para los Mercedes-Benz Clase C, Clase E y Clase GLK.

 

“Estamos muy satisfechos de este gran resultado. Confirma la correcta estrategia de seguridad basada en el análisis de accidentes reales, y su aplicación incluso a los tests de calificación de accidentes”. Comenta Rodolfo Schöneburg, director del departamento de Seguridad Pasiva de Mercedes-Benz.


Mercedes-Benz siempre ha mantenido una perspectiva en materia de seguridad, que refleja lo que sucede en accidentes reales. “La seguridad real, va más allá de los estandarizados crash test o del número de airbags incorporados. El innovador PRE-SAFE, por ejemplo, que mejora la seguridad instantes antes de un posible accidente, no está contemplado por EuroNCAP” explica Schöneburg.


Durante su desarrollo, el nuevo Clase E, fue sometido a más de 150 test de accidentes reales y más de 5.000 simulaciones en ordenador. No sólo se tuvieron en cuenta los niveles exigidos en los distintos test de seguridad existentes, sino los todavía más exigentes internos de Mercedes-Benz basados en el análisis de accidentes reales.


La seguridad tiene una larga tradición en Mercedes-Benz: en agosto de 1939, Béla Barényi, pionero en materia de seguridad, comenzó a trabajar en la fábrica de Sindelfingen. Entre sus aportaciones encontramos las zonas de deformación controlada de la carrocería, que Mercedes-Benz incorporó, por primera vez, a un automóvil de producción en serie en 1959 y actualmente esta presente en cualquier vehículo. El análisis de accidentes y su estudio, se lleva acabo desde 1969 y ha permitido a los ingenieros de Mercedes-Benz desarrollar una larga serie de hitos en la seguridad del automóvil. Entre otros se encuentran el airbag y el PRE-SAFE. En el 40 aniversario de ese momento, Mercedes-Benz ha empleado el vehículo experimental ESF 2009, para desvelar en lo que actualmente sus ingenieros están trabajando.


El organismo EuroNCAP -European New Car Assessmnet Programme- ha actualizado y endurecido sus pruebas este año. Todos los criterios son valorados individualmente y posteriormente consolidados para obtener el resultado final. La protección de los ocupantes delanteros supone el 50%, protección infantil y de peatones el 20% cada uno y el nuevo criterio de ayudas a la conducción el restante 10%.


Una de estas ayudas es el ESP, de serie en los vehículos Mercedes-Benz desde hace ya muchos años. Otra de las novedades es valorar el comportamiento de los asientos y reposacabezas en caso de colisión posterior, con el fin de minimizar las lesiones cervicales.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba