Los velociclos se ponen de moda

Los velociclos se ponen de moda

12 febrero, 2016

Los velociclos (a medio camino entre un coche y una bicicleta) están en pleno auge gracias a su mínimo consumo y su practicidad. La energía solar parece la ideal para estos vehículos perfectos para movernos por ciudad, sin contaminar, protegidos de la intemperie y sin apenas gasto energético.

Los velociclos son un tipo de vehículos a medio camino entre una bicicleta y un coche. Su principal ventaja frente a las bicis convencionales es que cuentan con una carrocería sencilla que nos protege de las inclemencias del tiempo y también proporcionan algo más de seguridad en caso de accidente. Tampoco es necesario tener un buen sentido del equilibrio, pues con sus 3 ruedas no es posible caerse al suelo.

Frente al coche, sus ventajas son su tamaño y sus nulas emisiones. Poco a poco van ganando adeptos en toda Europa, especialmente en Francia.

Aquí os presentamos dos ejemplos de velociclos. El primero de ellos, el Ego, es básicamente un triciclo carrozado. Gracias a una pequeña batería y un motor de 750 watios (similar al de una batidora doméstica), es capaz de asistir nuestro pedaleo y movernos con total soltura y sin apenas esfuerzo durante 48 km a una velocidad máxima de 32 km/h.

Sus emisiones de CO2 son las de nuestra propia respiración y con 1,4 m de altura se puede aparcar en cualquier sitio. Su mayor limitación es su precio: 5.000 dólares (unos 4.800 euros) en los EE.UU.

Mo Velociclo solar
El Mö es capaz de recorrer 50 km con una recarga.
Ampliar

El segundo ejemplo va un paso más allá. Se trata del Mö, un vehículo algo más sofisticado y capaz de rodar sin necesidad de que pedaleemos gracias a sus paneles solares, que proporcionan una autonomía de 50 km. Tiene del doble de potencia que el Ego(1500 W, más o menos como un aspirador doméstico) y es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 50 km/h.

Su peso de 87 kg se ha logrado empleando materiales compuestos y su aerodinámica es la mejor posible teniendo en cuenta que debe tener capacidad para llevar a dos pasajeros y dejar espacio para una amplia superficie en el techo para su panel solar, que debe asistir a una batería de 48 V y 15 Ah de capacidad.

Tampoco genera más emisiones que las de los humanos a los que transporta y se convierte en una solución práctica para movernos por los congestionados centros de las grandes ciudades.

Su precio está en el entorno de los 4.500 euros.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba