Noticia

Los pros y los contras de los coches autónomos

5 fotos

Ampliar

24 de agosto, 2015

Las grandes compañías se unen para conseguir que lleguen cuanto antes los futuros "coches-robot". A pesar de las ventajas que incluyen los nuevos vehículos autonómos, debemos tener en cuenta algunos de sus inconvenientes.

Hace casi 80 años, ya se presentaba en una exposición de General Motors lo que hoy en día conocemos como un vehículo autónomo, algo que podría estar a nuestro alcance dentro de muy poco. Así, grandes compañías como Google, Ford, Nissan o incluso Tesla, una empresa más joven, e incluso la propia NASA han querido ponerse manos a la obra en este nuevo proyecto y conseguir las mejores prestaciones autónomas para susproyectos de vehículos. Parece que la gran compañía de Apple tampoco ha querido quedarse atrás y posiblemente se incorpore también a este nuevo propósito global.

Avisarnos si nos quedamos dormidos al volante o si nos saltamos una línea continua son problemas que la mayoría de los coches actuales ya resuelven por sí solos, por ejemplo, a través de vibraciones en el volante. Sin embargo, lo que llega de la mano de los nuevos coches autónomos es aún mejor, ya que dispondrán de un ordenador cuyo software es capaz de calcular las distancias de seguridad, las  velocidades de frenado y la gestión de cruces, lo que nos permite circular por la carretera más seguros que nunca.

Una tecnología que sea capaz de conectar con el resto de vehículos, enviar mensajes de advertencia del interior al exterior, detectar peatones, vehículos y cualquier imprevisto que pueda surgir estará presente en el futuro “coche-robot” que estará en nuestras manos posiblemente antes del año 2020, aunque  Google lo considera un largo proceso que aún necesita mejorar y que llevará, según ha confirmado, algo más de tiempo.

Ventajas como, la reducción del tráfico, el estacionamiento totalmente automático o la mejora de la seguridad vial hacen que confiemos cada vez más en la tecnología de los futuros coches autónomos. Sin embargo, ya se han visto algunos de los problemas que pueden acarrear estos “coches-robot”.

Los problemas del coche autónomo

Google y sus nuevas prestaciones autónomas

5 fotos

Ampliar

Inconvenientes como su elevado presupuesto no permiten que esté al alcance de todos los usuarios; puede que el sistema deje de funcionar, aunque es difícil que ocurra; los problemas por contaminación aumentarían, por eso han decidido que estos vehículos deberían ser híbridos y, por último, se perdería totalmente la privacidad del conductor, ya que, al ser controlados por satélites, terceras personas pueden saber en todo momento dónde nos encontramos.

Alrededor de 10.000 dólares (8.723 euros) es lo que costaría convertir nuestro coche habitual en un coche autónomo, que pueda contar con sensor y cámara en el techo, un ordenador instalado en el maletero y un dispositivo bajo el chasis de control y dirección de la velocidad. Ahora está en nuestras manos decidir entre un conductor humano o un robot que controle nuestros movimientos al volante.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche