Noticia

Los fabricantes europeos apoyan unas pruebas de emisiones más reales

Ampliar

13 de octubre, 2015

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea) recuerda que lleva años pidiendo pruebas de emisiones más reales. Sin embargo, también ha señalado que es necesario tener en cuenta los tiempos y la tecnología existente para que las marcas se puedan adaptar al nuevo marco normativo.

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea) ha manifestado la necesidad de que se pongan en marcha mecanismos para que las emisiones de los coches reflejen las condiciones reales de uso y recordaron que lo llevan proponiendo «desde hace años».

Tras la reunión del comité regulatorio de la Comisión Europea con los estados miembro, Acea resaltó la importancia de que se realicen diferentes cambios normativos para que las emisiones reflejen las condiciones reales de uso y no en condiciones de laboratorio.

La organización mostró su apoyo a un «robusto pero realista» paquete de emisiones reales de conducción dirigido a asuntos medioambientales clave y señaló que, tal y como aceptaron los estados miembro, el primer paso para poner en marcha estas condiciones reales se iniciará en septiembre de 2017 para nuevos tipos de vehículos.

Acea apuntó que para lograr este objetivo hay que manejar un marco temporal y unas condiciones que contemplen las realidades técnicas y económicas actuales de los mercados, lo que permita llevar a cabo una transición real hacia este nuevo método de control de las emisiones para coches nuevos.

«Estamos completamente alineados con la necesidad de medir mejor las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de los coches y furgonetas diésel bajo condiciones reales de uso», explicó el secretario general de la organización, Erik Jonnaert.

No obstante, resaltó la importancia de que se proceda de una forma en la que se permita a los fabricantes planear e implementar los cambios necesarios para este nuevo panorama, sin que se genere un efecto negativo sobre la tecnología diésel, que es uno de los pilares para cumplir con las objetivo de emisiones de dióxido de carbono (CO2).

La asociación apuntó que sin estas condiciones realistas, muchos modelos diésel podrían verse fuera de mercado, obligando a los fabricantes a quitarlos de la venta, lo que tendría una repercusión sobre las posibilidades de elección de los clientes y sobre el empleo en el sector.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche