Los examinadores de tráfico desconvocan la huelga, por ahora

Los examinadores de tráfico desconvocan la huelga, por ahora

14 diciembre, 2017

Parece que la huelga de examinadores llega a su fin después de que todos los grupos parlamentarios, sin el apoyo del PP, hayan aprobado una enmienda por valor de 3 millones de euros. Pero no está todo dicho, la presentación de la enmienda a los presupuestos puede ser bloqueada por el Gobierno en el trámite parlamentario.

Parece que tras cinco meses de huelga, el colectivo de examinadores de tráfico vuelve a los coches. El pasado miércoles 13 de diciembre anunciaron en el Congreso su decisión de desconvocar los paros si el Gobierno incluye en los presupuesto generales del Estado (PGE) el complemento específico que reivindican (250 euros mensuales brutos).

La huelga, calificada como la más larga dentro de la Administración, parece haber llegado a su fin con un pacto entre los sindicatos y el colectivo de examinadores. Deja atrás más de 200.000 exámenes de conducir cancelados. Sin embargo, desde la Confederación Nacional de Autoescuelas Españolas (CNAE) y Asextra no cantan victoria y  no dan por cerrada la negociación hasta que el aumento solicitado quede reflejado en sus nóminas.

Por otro lado, no ha sido por parte de la administración del Gobierno por la que se ha llegado a este pacto, sino que la reunión entre el presidente de Asextra se llevó a cabo con los grupos de la oposición. Se llegó a un acuerdo, suscrito el pasado 29 de noviembre, por el que todos ellos presentarán una enmienda a los PGE para que esta reivindicación económica (tres millones de euros al año) quede recogida en las partidas para 2018.

Desde el colectivo se deja claro que están dando un voto de confianza al Ejecutivo pero, de sentirse defraudados, sabrán tomar las acciones necesarias.

Críticas a Zoido y la DGT

Las versiones entre el colectivo convocante de la huelga y los organismos oficiales se contradicen. Por un lado, la DGT quiso dejar claro que ellos han intentado negociar con los examinadores pero que estos se limitaban a mantener su postura inmóvil. Ahora, es el colectivo quien reclama a la Dirección General de Tráfico y al Ejecutivo su posición estática.

En este marco, Jiménez quiso dejar claro que, “nosotros sí hemos luchado por resolver el conflicto, pero no han querido. Los únicos que han buscado soluciones han sido todos los partidos, menos el PP, que ha mirado a otro lado”. Además, invita a la DGT a abandonar su actitud pasiva frente al conflicto.

La oposición, puente de negociación

Las reuniones y posteriores soluciones han venido de la mano de autoescuelas, ciudadanos y partidos políticos ajenos al Ejecutivo, según Asextra. Dato que confirma el portavoz socialista en materia de Seguridad Vial, Pablo Bellido, que ha recordado que en este conflicto hay dos partes diferenciadas: un Gobierno “haciéndolo mal” y unos examinadores y partidos políticos “intentando solucionarlo”.

Por su parte, Jorge Luis, portavoz de Podemos cree que el comportamiento del Ejecutivo ha sido una “negligencia” porque este conflicto no sólo ha afectado a los funcionarios, sino también a buena parte de la ciudadanía.

Parece que  en este conflicto todos los partidos, menos el PP, se han unido. La representante de Ciudadanos de Seguridad Vial, Irene Rivera, considera que, “gracias a la unión de la oposición se ha desconvocado la huelga”  y añade, “es muy buena noticia para las 30.000 familias cuya economía dependía de que se resolviera este conflicto”.

Por último, Asextra asegura que ha sido gracias a la oposición que se ha podido llegar a este pacto y, afea al Gobierno que haya sido esta quien le esté solucionando un problema que él mismo debería estar arreglando.

¿Qué opinan las autoescuelas?

Desde la Confederación Nacional de Autoescuelas Españolas (CNAE) no se tiene muchas esperanzas. Aseguran que se trata de un ‘cierre falso’ y que el cese de la huelga no será definitivo hasta que, los examinadores reciban en sus nóminas el aumento solicitado.

Por otro lado, el presidente de la patronal, José Miguel Báez, quiso destacar el balance desastroso que ha dejado la huelga con más de 230.000 pruebas prácticas aplazadas, 130.000 permisos sin expedir, cerca de millón y medio de horas de trabajo perdidas, actividad paralizada y pérdidas económicas que ascienden a 110 millones de euros en el sector.

Con secuelas tan graves, Báezs es categórico, “hay mucha parte del sector que no se va a recuperar porque el daño causado es impresionante”. Y apunta que en provincias como Madrid o Barcelona la situación está lejos de resolverse. Por eso desde la patronal reclaman una mejora en la situación de las autoescuelas, como es la transferencia de las competencias de exámenes a las comunidades autónomas o el establecimiento de un sistema mixto de gestión público-privada.

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba