Noticia

Los conductores prefieren Alexa y Google

2 fotos

Ampliar

12 de abril, 2019

Los asistentes de voz son sistemas que ya no nos sorprenden cuando nos subimos a un coche nuevo. Sin embargo, cada marca tiene el suyo propio, lo que supone todo un engorro a la hora de aprender cómo utilizarlos. Según una encuesta, el 76% preferiría tener el mismo asistente en el coche que el que tiene en casa, es decir, o el Alexa de Amazon o el asistente de Google.

Según un estudio, los compradores de vehículos nuevos prefieren que su coche tenga el mismo asistente por voz que el que tienen en sus hogares, dejando de lado a los que han sido directamente desarrollados por los fabricantes.

Te puede interesar: Así mejora Alexa tu comunicación con el taller

Los asistentes por voz ya no son nada nuevo, aunque hay que reconocer que marcas como BMW o Mercedes han echado el resto para que sus sistemas sean cada vez mejores y más prácticos.

Algunas marcas ya han decidido instalar Alexa en sus coches

2 fotos

Ampliar

El 60% de los usuarios se convencería más por un coche si tuviera Alexa o Google

Sin embargo, según el estudio de JD Power, el 76% de los usuarios no quiere sistemas propios de marca, ya que supone un engorro tener que aprender nuevas tecnologías. Por ello, prefieren utilizar el mismo sistema al que ya están acostumbrados, es decir, o bien Amazon Alexa o el Asistente de Google.

Parece una tontería, pero es que el 60% de los encuestados afirma que estarían más interesados en comprar un coche nuevo de alguna marca que utilizara alguno de estos dos asistentes de voz.

La encuesta fue patrocinada por Amazon y se trata de una maniobra de convencimiento a las marcas para que instalen Alexa en sus coches. Algunos fabricantes como Ford, Seat, BMW, Toyota o Audi han anunciado la integración de Alexa en sus sistemas de infoentretenimiento.

Sin embargo, muchas marcas todavía se resisten a instalar este tipo de asistentes. El motivo es que este tipo de tecnologías son capaces de generar casi 700 mil millones de euros de ingresos para los fabricantes hasta el año 2030. Por ello, es comprensible que no quieran que ese dinero vaya a parar a terceros cuando piensan que lo pueden hacer mejor ellos mismos y, por tanto, llevarse ese dinero a su bolsillo.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche