*

Los conductores madrileños rechazan el Plan A de aire

15 Junio, 2017 por

Gran parte de los conductores que circulan por la capital (tanto madrileños como de zonas exteriores) opina que el Plan A del ayuntamiento para reducir las emisiones generará más atascos y, por ello, no lo consideran una solución eficaz ante los escenarios de elevada contaminación que suelen afectar a Madrid.

Los conductores madrileños rechazan el Plan A de aire3

El uso del coche es una necesidad para millones de personas en la Comunidad de Madrid. Más del 94% de los conductores madrileños residentes fuera del Municipio, y el 88% de los ciudadanos de la Capital emplean el coche como un elemento necesario para desplazarse a su trabajo, o para desarrollar su actividad laboral.

En líneas generales, el conductor residente fuera del Municipio es más crítico con las acciones anunciadas por el Consistorio, dirigidas a reducir las emisiones. Reconoce que depende de su vehículo privado para ir a trabajar (un 85%), para realizar su trabajo (un 65%) o para llevar a sus hijos al colegio (un 28%).

Estos porcentajes bajan entre los conductores residentes en el Municipio, con un 72% que lo utiliza para ir a trabajar, un 48% para el ejercicio profesional, y un 26% para llevar a sus hijos al colegio, haciendo un mayor uso del transporte público en sus desplazamientos al centro que los no residentes en Madrid.

Para el 50% de los conductores de la periferia, y para el 36% de los que viven en Madrid, las medidas propuestas les afectarán de forma negativa, un dato que contrasta con el 52% de conductores no habituales que sí consideran positivas las acciones del Plan A. Si tenemos en cuenta las medidas que, en opinión de los conductores, conseguirán ser más efectivas en la reducción de las emisiones, destaca la promoción del vehículo compartido y la ampliación de la red ciclista, mientras que la gestión del aparcamiento en la zona SER y reducir los límites en la M-30 no tendrán efectos.

Para los conductores no habituales, ampliar las vías para ciclistas y crear un área central ‘0’ emisiones son las medidas más eficaces para reducir emisiones. Así, es curioso ver cómo conductores y no conductores consideran que la gestión del SER, y reducir los límites en la M-30, resultará poco efectivo.

Opinión Plan A anticontaminación3
Opinión Plan A anticontaminación

¿Cómo potenciar el transporte público? Si lo que se pretende es fomentar esta modalidad de desplazamiento, lo que piden los usuarios es reducir los tiempos que emplean en dirigirse al trabajo o de vuelta a casa, y mejorar la proximidad del transporte público tanto en origen como en destino. En este sentido, siete de cada diez entrevistados manifiestan que no tendrían un transporte alternativo al vehículo privado, o tendrían muchas dificultades para tenerlo. Un problema que se agrava en el caso de los usuarios de la periferia de Madrid.

El Plan A pretende reducir las emisiones en la capital, y plantea una serie de medidas, entre ellas, el uso de las energías limpias, como el coche eléctrico. En este sentido, los usuarios van siendo cada vez más conscientes de las ventajas de este sistema, hasta el punto que un 26% de conductores de la capital, y un 34% de residentes en la periferia, se plantea adquirir un coche eléctrico en un futuro próximo, lo que en su opinión revertirá en una mejora de la calidad del aire. Entre sus demandas, los conductores reclaman más puntos de recarga e incentivos a la compra.

Otra de las medidas es la promoción del coche compartido. Actualmente, solo dos de cada diez usuarios comparten coche de forma habitual, un porcentaje que podría aumentar en el caso de que se produzcan restricciones a la movilidad, y se decida incorporar carriles prioritarios para vehículos de alta ocupación.

Solo en una de cada diez empresas en Madrid hay un Plan de Movilidad Sostenible para los empleados, y solo un 5,5% de los conductores ha recibido algún tipo de formación para la mejora en sus desplazamientos in itinere o en misión. En el RACE apostamos por un mayor incentivo a este tipo de formación, conocer los hábitos de los trabajadores en sus trayectos para la búsqueda de soluciones y mejorar el conocimiento en Seguridad Vial.

Una de las acciones propuestas es la restricción del tráfico en el centro de Madrid, en la que tanto los residentes en Madrid, como los de la periferia, coinciden en su valoración: para el 60% perjudicará mucho a las zonas próximas. En opinión de los encuestados, trasladará el problema del centro a los distritos adyacentes, creando un “efecto frontera”.

La mayoría opina que las medidas no son eficaces.3
La mayoría opina que las medidas no son eficaces.

Los madrileños, ya sean conductores o no conductores, coinciden en que reducir la velocidad en la M-30 perjudicará mucho a los usuarios (un 50% de media así lo cree) y no servirá para bajar las emisiones (solo un 30% cree que sí servirá). Esta crítica se extiende a otra de las propuestas, en concreto la que se refiere a una regulación más restrictiva con la zona SER.

Así las cosas, al margen de la poca relación de la normativa con el problema de contaminación, el 83% del total de los encuestados cree que la medida que restringe el estacionamiento en la zona SER, y la reducción del número de plazas azules planteada, les afectará negativamente, e incluso cuatro de cada diez piensa que, lejos de ayudar al tráfico, lo empeorará, siendo poco o nada efectiva para solucionar el problema de la contaminación en el centro de Madrid.

Los conductores residentes en la periferia de Madrid entienden que, de ponerse en marcha las medidas recogidas en el Plan A, tendrá efectos negativos en sus desplazamientos. Por este motivo, le dan un “suspenso” (4,7 de nota) al paquete de medidas presentadas por el Ayuntamiento. Esta calificación, para los conductores de la Capital, alcanza el 5,2 (sobre 10). Son los conductores no habituales, entre los que se incluyen a los usuarios que nunca conducen, lo que otorgan la calificación más alta al Plan, con un 6,4.

Eso sí, para la mitad del total de encuestados el Plan A no conseguirá los objetivos de reducir las emisiones en Madrid, y un 56% cree que tampoco bajará el tráfico de vehículos. Por el contrario, para el 49% de los encuestados, la batería de propuestas generará más atascos en los accesos y zonas próximas al centro; para un 73% será más difícil circular en coche por el centro de Madrid; y siete de cada diez considera que se incrementarán las multas a los conductores.

¿Y las medidas positivas? Para los 1.800 encuestados, la puesta en marcha del Plan A y su paquete de medidas, conseguiría que algo menos del 10% se plantee utilizar más la bicicleta como medio de transporte habitual en sus desplazamientos; que casi el 8% esté dispuesto a compartir el coche en sus trayectos diarios, y que más de un 7% estudia adquirir un coche eléctrico en un plazo breve de tiempo.
Más efectos negativos que positivos, según los 1.800 madrileños encuestados residentes en la ciudad de Madrid y su periferia, en el Plan A del Ayuntamiento de Madrid.

 

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba