Noticia

Los coches conectados son vulnerables

Ampliar

05 de noviembre, 2019

Un estudio realizado por IntSights demuestra que los coches conectados son vulnerables a los ataques y, no sólo hace más fácil el acceso a ellos, también el que terceros obtengan datos personales de sus usuarios.

Antes de que todos tuviésemos el ordenador conectado a internet, la única forma de que nos lo contaminase un virus informático era a través de algún archivo malicioso en un disquete o CD que introdujésemos nosotros mismos. En cuanto empezamos a estar interconectados, las infecciones se dispararon y cada vez ocupan más memoria en nuestros ordenadores los programas para intentar protegernos.

Con los coches pasa exactamente lo mismo. Antes, la única forma de que alguien pudiera fisgar y saber qué música nos gusta o ver la documentación que pudiéramos tener en la guantera, era entrando físicamente en el coche. Si querían saber por qué zonas nos movíamos habitualmente, nuestros hábitos conduciendo… tampoco tenían más alternativa que seguirnos físicamente.

Todo esto ha cambiado con los coches conectados. Ahora, cualquiera con los conocimientos y el equipo informático necesario puede saber los contactos de nuestra agenda de teléfono, los recorridos que hacemos a diario, si conducimos por encima de los límites legales, nuestra ubicación e incluso podrían llegar a escuchar nuestras conversaciones en el coche.

Esto es lo que ha dejado claro el informe publicado por IntSights en el que afirman que ni el software ni el hardware que poseen los coches conectados que ya hay en el mercado están preparados para los ataques de los hackers.

Ni el hardware ni el software de los coches están preparados contra hackers

El mundo del automóvil es tan competitivo que los fabricantes se ven obligados en muchas ocasiones a lanzar al mercado sistemas y componentes que no están todavía perfectamente desarrollados o en los que no se han contemplado determinadas situaciones posibles.

Las llaves inteligentes son uno de los ejemplos más claros de esta realidad, como te explicamos en nuestro reportaje de cómo evitar que te roben el coche. Los ladrones ya no van con una piedra o una ganzúa en la mano, ahora llevan sistemas electrónicos tan avanzados como sea necesario para conseguir su objetivo.

Que te entren en el coche y lo roben es un gran problema, aunque no deja de ser algo material y económico y la solución es simplemente dinero. El problema que plantea la facilidad con la que los hackers pueden acceder a los coches conectados también es un asunto de seguridad.

En 2015, durante una presentación de DefCon, Chris Valasek y Charlie Miller demostraron cómo podían apagar los motores, actuar sobre los frenos y manipular otras funciones del vehículo simplemente a través de una conexión con un teléfono móvil. Sin duda, esto es infinitamente más grave que simplemente el que puedan robarnos el coche.

Si los hackers son capaces de hacer caer la red eléctrica de un país, acceder a archivos clasificados por ejércitos, cuentas bancarias… está claro que también pueden hacerlo en nuestro coche y los fabricantes tienen ante sí un enorme reto para evitarlo.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche