Lorenzo impone la “Ley del Campeón” y gana sin paliativos

El piloto mallorquín venció fiel a su estilo, liderando la prueba de principio a fín, a pesar del marcaje de Héctor Barberá

El piloto mallorquín venció fiel a su estilo, liderando la prueba de principio a fín, a pesar del marcaje de Héctor Barberá

Losail (Qatar), 10 mar (EFE).- Jorge Lorenzo (Aprilia) impuso la “Ley del Campeón” de motociclismo y ganó sin paliativos la primera carrera del año, el Gran Premio de Qatar de 250 c.c., que se disputó hoy en el circuito de Losail. Autor de la “pole position” para la carrera qatarí, Jorge Lorenzo no dio prácticamente ningún respiro a sus rivales casi desde el momento de la salida, en el que no estuvo demasiado avezado, pero antes de que concluyese el primero giro superó al suizo Thomas Luthi (Aprilia), que fue el más rápido, y desde ese momento comenzó su propia carrera en pos de la victoria.


Con paso firme y a ritmo de vuelta rápida, Jorge Lorenzo impuso su condición de campeón del mundo del cuarto de litro y abrió un hueco que acabó siendo insalvable para sus rivales, entre los que destacó la actuación del sanmarinense Alex de Angelis y el español Héctor Barberá, ambos sobre motos Aprilia, pues el principal representante de Honda en Qatar, el italiano Andrea Dovizioso, no pudo plantar cara a sus oponentes. La diferencia mecánica entre las Aprilia y el resto de marcas resultó preocupante en Losail, en donde todas las plazas del podio fueron para representantes de la fábrica de Noale, en particular para el campeón Lorenzo, que controló de principio a fin la prueba y mantuvo una ventaja respecto a sus rivales que pasado el ecuador de la carrera fue verdaderamente tranquilizador para el mallorquín.


Con Jorge Lorenzo firme en la primera posición, la atención se centró en la lucha por el resto de plazas de podio, en donde hubo inicialmente un grupo de hasta cuatro pilotos, el italiano Andrea Dovizioso, el suizo Thomas Luthi, el sanmarinense Alex de Angelis y el español Héctor Barberá. El primero en caer de ese cuarteto al no poder aguantar el ritmo de sus rivales fue el novel Thomas Luthi, quien acabó viendo como el italiano Dovizioso era el siguiente en perder comba y tras un breve enfrentamiento supo imponer la velocidad punta de su Aprilia a la escasa efectividad en Losail de las Honda oficiales, muy por debajo en rendimiento frente a las motos italianas. Alex de Angelis, que era el que más descolgado había iniciado la prueba, no tardó mucho en enlazar con Barberá, quien dio algunos síntomas de debilidad, que aprovechó el sanmarinense para doblegarlo y abrir un hueco lo suficientemente grande como para que el piloto de Dos Aguas no le pudiese inquietar en ningún momento. El podio estaba definitivamente cerrado. El campeón del mundo volvía a defender su título con éxito y ganó con gran facilidad, mientras que Alex de Angelis y Héctor Barberá completaron el podio.


Los problemas físicos de Julián Simón no impidieron que el piloto de Villacañas -que tuvo que salir a disputarla infiltrado en el hombro por los dolores de su fractura, que se produjo en los entrenamientos IRTA de Jerez-, situase su Honda en una más que meritoria octava posición, tres posiciones por delante de Aleix Espargaró (Aprilia), quien con un rendimiento muy regular también pudo sumar sus primeros puntos. No tuvo la misma suerte en su estreno mundialista en la categoría de 250 c.c. el campeón del octavo de litro, Alvaro Bautista (Aprilia), quien acabó rodando por los suelos en las vueltas iniciales y no pudo continuar la prueba, como tampoco finalizó la carrera el piloto castellonense Arturo Tizón (Aprilia), si bien en su caso fue como consecuencia de los problemas mecánicos.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba