Noticia

llollo, la primera app para pedir aparcacoches

Ampliar

31 de octubre, 2016

Gracias a llollo, estacionar el coche ya no supondrá un quebradero de cabeza para los conductores. Con esta ‘app’ para pedir aparcacoches, podremos ahorrar tiempo y, sobre todo, ganaremos en comodidad, ya que nos liberaremos del estrés que, en ocasiones, supone buscar un sitio donde dejar el vehículo.

La aplicación para smartphones llollo, que lleva en marcha desde junio de 2015, acaba de anunciar que, a partir de ahora, está disponible, también, en la estación de tren de Sants, en Barcelona. El funcionamiento de esta app para pedir aparcacoches es muy sencillo: el usuario realiza una petición sobre la zona en la que desea estacionar y, en cuestión de minutos, una persona recogerá el vehículo y lo aparcara en un parking privado y vigilado permanentemente.

Cuando el usuario quiera recuperar su vehículo, tan solo tiene que acceder a la aplicación, con unos minutos de antelación, y el coche le será devuelto en el lugar exacto en el que lo entregó.

Llollo, la app para pedir aparcacoches, está disponible para los sistemas operativos Android e iOS y, por el momento, ofrece sus servicios en la estación de Atocha, en el aeropuerto de Barajas, en el aeropuerto del Prat y, desde ahora, en la estación de Sants.

«Intentar aparcar en Madrid suele resultar penoso, frustrante y caro. Nuestro objetivo es transformar, a través de la tecnología, la forma en la que la gente hace las cosas: con sólo tocar la pantalla de su móvil, podrán olvidarse de tener que aparcar e incluso solicitar que el coche les sea devuelto lavado o con el depósito de combustible lleno», explica Alejandro Vigaray, Director de Operaciones de llollo.

¿Cuánto cuesta llollo, la app para pedir aparcacoches?

La descarga de la aplicación es gratuita. En cuanto al servicio, la tarifa en Madrid y Barcelona es distinta, pero la diferencia es de apenas unos céntimos. Por poner un ejemplo, el coste de dejar el coche un día entero en el aeropuerto de Barajas es de 19,50 euros.

Este precio supone que aparcar el coche con llollo es más económico que aparcarlo nosotros mismos en el parking del aeropuerto. Además, desde la recogida del vehículo hasta su devolución, el coche queda asegurado a todo riesgo por parte de la compañía.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche