Noticia

Lexus y Hyundai, investigados por seguridad

2 fotos

Ampliar

16 de octubre, 2012

En el caso de la firma de lujo de Toyota, el problema detectado afecta a la palanca de seguridad encargada de accionar la tapa del maletero en situación de emergencia. Los inconvenientes de Hyundai se encuentran en el Veloster, cuyo techo solar puede estallar.

Desde hace varios años, los coches comercializados en Estados Unidos que no tengan acceso directo desde el maletero al habitáculo están obligados a incoporar una palanca en el espacio para llevar la carga destinada a accionar la tapa en caso de emergencia. ¿El objetivo? Evitar inconvenientes como el protagonizado recientemente por un niño de cuatro años quien, tras quedarse encerrado en el maletero de un Lexus ES 350 mientras jugaba, echó mano de este dispositivo de seguridad para salir… pero no funcionó.

La casualidad quiso que su padre fuese el director de pruebas de coches de la web Consumer Reports, por lo que el nombre de Lexus y Toyota, creadora de la marca de lujo, no han tardado en ser tema de debate.

Tras este suceso, se ha comprobado que estas palancas de emergencia pueden romperse en algunos modelos Lexus, con el riesgo para la seguridad que ello puede suponer. Por esta razón, tanto Toyota como la Agencia Estatal para la Seguridad Vial de Estados Unidos (NHTSA) ya se han puesto manos a la obra con vistas a solucionar este inconveniente.

En cualquier caso, desde Lexus España quieren aclaran que este dispositivo es exclusivo para el mercado americano. En Europa no existe esta normativa: ninguno de los coches de la marca comercializados en el Viejo Continente presenta este problema, al no contar con dicho sistema.

El techo solar del Hyundai Veloster… ¡puede estallar!

La NHTSA también ha comenzado a investigar las denuncias de varios de los propietarios del Hyundai Veloster, quienes señalaron que, de repente y sin motivo alguno, el techo solar de su coche estalló sobre sus cabezas.

El techo solar del Hyundai Veloster puede romperse de repente.

2 fotos

Ampliar

Una de las conductoras del modelo describió la inesperada situación señalando que oyó un fuerte crujido mientras iba al volante y que, sin tiempo a reaccionar, se vio cubierta de trozos de cristales.

Todos los coches que han tenido este problema no superan los 4.800 kilómetros recorridos, por lo que se ha descartado que exista relación con el desgaste derivado del uso. Se espera que las investigaciones al respecto continúen durante las próximas semanas.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche