Noticia

Las víctimas de tráfico ya tienen a quién consultar todo tipo de aspectos

Ampliar

17 de febrero, 2013

Las víctimas de tráfico ya tienen dónde y a quién consultar todos los aspectos legales, laborales, sanitarios o económicos que tienen que afrontar cuando sufren un accidente de circulación, y los servicios públicos y privados a los que pueden acceder.

Desde primeros de este mes, 45 jefaturas provinciales de Tráfico tienen abiertas sus correspondientes unidades de información para las víctimas, atendidas por 62 coordinadores, funcionarios de esos organismos que han sido formados específicamente para esa misión.

Según ha explicado la jefa de la Unidad de Coordinación en materia de Víctimas de Accidentes de Tráfico (UVAT), María José Rodríguez de Armenta, solo quedan pendientes de constituirse las oficinas de las jefaturas provinciales de Cataluña y el País Vasco, que se abrirán en un corto periodo de tiempo.

Más de 110.000 personas al año (fallecidos o heridos) son víctimas de un accidente de tráfico en España y prácticamente todas necesitan algún tipo asistencia física o psicológica.

Pese a ese importante volumen de víctimas, este colectivo, subraya Rodríguez, era el único que no disponía de un lugar al que acudir para informarse de sus derechos, de los servicios que tiene a su disposición y de las prestaciones de las de las que puede beneficiarse. Hasta ahora, sólo podían recurrir a las asociaciones de víctimas, que hacían esta labor en la medida de sus posibilidades, pero no están instaladas en toda la geografía.

Estas nuevas unidades están suscribiendo acuerdos con las comunidades autónomas para la creación de un protocolo de intervención, de tal manera que «todo el mundo esté unido en el mismo sistema de atención, desde que se produce el accidente hasta el alta terapéutica de la víctima», añade Rodríguez. De este modo, ya se ha suscrito un convenio con Navarra y se está a la espera de hacerlo con Murcia y Asturias, pero la previsión es hacerlo con prácticamente todas las comunidades autónomas

Gracias a estos acuerdos, la víctima pude contar con el catálogo de servicios a los que puede acudir para presentar recursos o denuncias o para recibir atención sanitaria o psicológica, entre otras materias. No se trata solo de informar, sino que desde las distintas oficinas se hace un seguimiento de la víctima para comprobar que han recibido todas las ayudas posibles establecidas.

«Estamos ya abiertos en las jefaturas como un servicio más y preparados para atender a cualquier víctima», reitera Rodríguez, que no se atreve a hacer un balance de las consultas recibidas dado el escaso tiempo que estas unidades llevan funcionando. Solo puede asegurar que los destinatarios del servicio ya están llamando y que la colaboración con las comunidades autónomas está siendo fructífera, agregó.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche