Noticia

Las sillas infantiles reducen hasta un 75% las lesiones en caso de accidente

Ampliar

24 de octubre, 2011

Un sistema de retención infantil (SRI) en los coches puede reducir hasta en un 75% las lesiones en caso de accidente o impacto, según se desprende del informe sobre la seguridad en estos sistemas de 2011, elaborado por los Clubes Automovilísticos europeos, entre los que participa el Real Automóvil Club de España (RACE). Estos documentos sirven de ayuda a los padres en la elección de sus sillas de seguridad.

Los datos de siniestralidad infantil en España durante 2010, referidos a carretera y con un cómputo de víctimas realizado a 24 horas, revelan que fallecieron 49 niños menores de 14 años por accidente de tráfico, el 47% de ellos durante los meses de julio y agosto, apunta el estudio en el que ha colaborado el RACE.

De los niños fallecidos, el 82% tenía menos de 12 años, de los cuales, el 37% no utilizaba ningún sistema o accesorio de seguridad. Por tipo de vía, con datos referidos a carretera y a 24 horas, el 59% de los pequeños que perdieron la vida en un accidente de tráfico lo hicieron en una carretera convencional (29 muertes), seguido de la autovía, con un 27% de los casos (13 muertes) y la autopista, en tercer lugar, con un 14% (siete fallecidos).

Por fechas, se confirma que las mayores cifras de mortalidad infantil en carretera se producen en las operaciones de movimiento de vehículos, por ello, es importante recordar la importancia de equipar de forma correcta una silla de seguridad en el vehículo.

Modelos analizados

En el estudio de este año, que se ha dividido en dos fases, se analizaron 30 modelos en mayo de 2011, a los que se suman 10 nuevas sillitas testadas en este segundo informe. Los análisis de los sistemas de SRI se dividen en categorías de peso y soportes diferentes, poniendo el foco en criterios como la seguridad, manejo y ergonomía (nuevo), detección de sustancias peligrosas (nuevo), así como limpieza y confección.

En todas las sillas calificadas como ‘muy satisfactorias’ el niño viaja de espaldas al sentido de la marcha. Según apunta el informe, con esta clase de transporte, en caso de colisión, apenas se producirá un movimiento relativo entre la cabeza y el torso, ya que el SRI sujetará el cuerpo completo del niño. De esta manera serán muy reducidas las cargas que se produzcan tanto para la cabeza como para la nuca.

En los bebés, la nuca es muy sensible. Así, sugiere que siempre hay que sujetar la cabeza de los recién nacidos cuando se les lleva en brazos para que no se produzca una lesión y, por eso, se recomienda protegerlos con un capazo u otro tipo de SRI instalado en posición contraria al sentido de la marcha.

El cambio a una sillita colocada en el mismo sentido de la marcha debe realizarse lo más tarde posible para reducir al mínimo el riesgo de que el niño sufra lesiones.

También te puede interesar:

Trucos de conducción para futuras mamás.

Evita el estrés en la «vuelta al cole».

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche