Noticia

Las normas Euro no logran reducir las emisiones de NO2

Ampliar

27 de noviembre, 2012

Las sucesivas normas Euro aplicadas a los automóviles en la UE para reducir la emisión de sustancias nocivas para el medio ambiente, no han logrado reducir las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) a los niveles estipulados en la legislación.

Esta es una de las conclusiones del último informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) sobre la implicación del transporte en las emisión de estas sustancias nocivas. El informe, no obstante, matiza que, «aunque la contaminación atmosférica ha descendido a lo largo de los dos últimos decenios, sigue siendo un grave problema en muchas zonas».

Una de las razones utilizadas para explicar los altos niveles de NO2 detectados es el crecimiento del transporte de mercancías y marítimo, que en las dos últimos décadas tampoco ha reducido considerablemente (sólo un 14%) los óxidos de azufre, principales responsables de la lluvia ácida, pese a que se han conseguido mejoras de eficiencia.

La población residente en zonas cercanas a carreteras muy transitadas es la más expuesta a niveles excesivos de contaminación.

En 2010, se registraron niveles de NO2 por encima de los límites legales en el 44% de las estaciones de tráfico de la red de observación de la calidad del aire y los niveles de partículas (PM10) superaron los límites en el 33% de dichas estaciones. Estos agentes contaminantes pueden afectar al sistema cardiovascular, a los pulmones, al hígado, al bazo y a la sangre. Europa necesita reducir aún más el consumo energético del transporte, ya que en 2011 solo fue un 4,3% menor que el máximo alcanzado en 2007, es una de las conclusiones del informe.

A más coches eléctricos, motores más contaminantes

Los firmas automovilísticas alemanas tienen un plan: fabricar coches más contaminantes para el 2020. Se apoyan en la idea de que diseñar vehículos híbridos y eléctricos en los próximos años les ayudará a reducir el nivel medio de emisiones de su gama, lo que les dejará margen para crear modelos más potentes y poco respetuosos con el medio ambiente y, aún así, seguir cumpliendo con la normativa europea de emisiones.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche