Las luces de competición del BMW M8 GTE que mejoran la seguridad

Las luces de competición del BMW M8 GTE que mejoran la seguridad

Así es uno de los mejores aliados que tienen los pilotos de BMW en las carreras de resistencia de 24 horas, un sensacional sistema de iluminación que se abre paso entre tinieblas.

La tecnología de impresión en 3D ha permitido importantes avances en muchos campos. Gracias a ella, es más fácil modelar prototipos precisos y a un precio asequible, lo que permite “experimentar” multitud de variaciones sin dilapidar una fortuna. Esta nueva manera de diseñar se ha podido aplicar en las luces de competición del BMW M8 GTE que mejoran la seguridad del piloto y se convierten en un aliado más para lograr la victoria.

Las pruebas de resistencia de 24 horas son un duro examen para todo el equipo. No sólo cada componente del coche debe aguantar y rendir al máximo cada minuto, también el piloto, los mecánicos… todos deben estar al máximo durante el día y la noche.

Una forma de reducir la fatiga del conductor y evitar errores y pérdidas de concentración es ofrecerle una buena iluminación. No hagas caso a la tonalidad amarillenta de estas imágenes. El color de la luz de este modelo viene obligado por reglamento.

En este tipo de competiciones conviven vehículos de diferentes categorías. La única forma que tiene un piloto de saber si lo que se aproxima es un rival de similares prestaciones al suyo o un bólido de una categoría superior es por el color de sus luces, de ahí que este modelo (que se inscribe dentro de los GT), lleve este alumbrado en amarillo selectivo.

El equipo de competición de BMW ha sacado buen partido de las impresoras en 3D. La rapidez con la que se pasa del modelo virtual en la pantalla del ordenador a un prototipo físico para ensayar hace que se hayan podido comparar y probar multitud de soluciones de iluminación diferentes para obtener los mejores resultados.

Esta experiencia acumulada puede permitir el desarrollo de futuros modelos de faros más eficientes para los coches de calle.

Los faros de este BMW de competición necesitan una enorme cantidad de luz que ilumine la mayor cantidad posible de pista, con un haz muy ancho que no deje a oscuras las cunetas, escapatorias y trazados. También su alcance debe ser generoso para que el conductor pueda ver todo el espacio que recorrerá su coche en los siguientes segundos lanzado a toda velocidad y evitar así ir más rápido que su propia luz.

Vídeo de las luces del BMW M8 en competición

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba