Noticia

Las llamadas a revisión, a la orden del día

2 fotos

Ampliar

20 de julio, 2012

Pocas son las marcas que escapan a la llamada a revisión en alguno de sus modelos. Defectos mecánicos o eléctricos que no se detectan hasta que el coche está en manos del propietario y que les obligan a tomar esta decisión.

La última compañía en realizar una llamada a revisión ha sido Honda. El fabricante nipón tendrá que ponerse en contacto con 10.000 propietarios del modelo CR-V en Japón por un defecto en el cierre de la puerta del conductor del vehículo.

El fallo en el todoterreno Honda CR-V, del que la empresa japonesa ha vendido cerca de 300.000 unidades en todo el mundo, corresponde a los vehículos producidos entre noviembre de 2011 y junio de 2012. La compañía ha detectado que el cable que controla el cierre de la puerta del conductor puede perder tensión con el bloqueo presionado, lo que provoca que la puerta no quede cerrada completamente y pueda abrirse mientras el vehículo se encuentra en movimiento.

Además, el pasado mes de diciembre Honda Motor tuvo también que llamar a revisión a más de 300.000 vehículos a causa de un problema con el sistema de inflado del airbag y que afectó a sus marcas Accord, Civic, TL, CL, Odyssey, Pilot y CR-V.

Porsche también ha detectado problemas

El Panamera Turbo S es uno de los modelos que debe ser revisado.

2 fotos

Ampliar

El fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche ha llamado a revisión 1.500 vehículos en todo el mundo por un posible defecto en el turboalimentador. Los modelos afectados son el Panamera Turbo S y Cayenne Turbo de 2011 y 2012 y la pieza debe ser cambiada.

El defecto afecta a 229 vehículos en Alemania y 270 en EEUU, según la empresa.

Ford, con fallos en Estados Unidos

Por su parte, la firma estadounidense Ford ha iniciado una campaña de revisión que afectará a 11.500 unidades del Escape en Estados Unidos, a causa de un eventual defecto en los conductos del combustible. Ford explicó que esta acción afecta a las unidades del modelo Escape fabricadas el pasado 11 de julio y que montan el motor de 1.6 litros de gasolina.

La corporación aseguró que esta llamada a revisión se produce para sustituir o reparar un compartimento del depósito de combustible que puede experimentar pérdidas de carburante, lo que podría generar un incendio en el vehículo.

Como medida adicional, la empresa ha solicitado a los propietarios del modelo Escape con el motor de 1.6 litros de gasolina, pero que se fabricaron en otro día, que contacten con sus concesionarios como medida de precaución.

Especial cómo viajar en verano

Un defecto de fabrica es difícil de prever, pero en tu mano está evitar alguna de las averías más frecuentes en esta época. ¡No te pierdas nuestro especial sobre cómo viajar en verano!

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche