Noticia

Las dos cosas que no tienes que hacer en una parada de emergencia, según la DGT

Ampliar

10 de marzo, 2020

¿Sabes cómo actuar en una parada de emergencia? La DGT nos recuerda las cosas que nunca debes hacer para no ponerte en peligro.

La Dirección General de Tráfico (DGT) se encarga regularmente, a través de sus perfiles en redes sociales, de recordarnos ciertos comportamientos en carretera y cómo hacerlos de la manera más segura tanto para nosotros como para el resto de usuarios de las vías.

Como si de un profesor que repasa con nosotros la lección se tratara, la DGT ahora pone el acento en cómo debemos pararnos en la carretera ante una situación de emergencia. Se trata de un hecho hasta cierto punto habitual en nuestras carreteras y te haya pasado o no, no está de más saber cómo afrontarlo teniendo en cuenta que es una situación en la que nos encontraremos nerviosos y nuestros actos, de no hacerlos con calma y siguiendo una cierta rutina, pueden provocar un accidente u otro tipo de percance.

Puede que te interese: Qué hacer si ves un accidente de tráfico

Ante una parada de emergencia, la DGT lo primero que recomienda es tranquilidad y calma, ya que actuar con nerviosismo o de forma excesivamente apresurada puede provocar que tomemos decisiones erróneas y, por tanto, susceptibles de producir problemas más graves.

Lo siguiente, como no, es señalizar correctamente la ubicación de nuestro vehículo en la vía con los triángulos de señalización y las luces de emergencia. Alertar a los demás de tu presencia resulta vital para tu propia seguridad y la de los demás conductores. Parece de cajón, pero la DGT nos recuerda que no es una práctica tan habitual entre los conductores afectados por una avería en carretera.

Así debes colocar los triángulos en una parada de emergencia

Respecto a la colocación de los triángulos, debes tener en cuenta que se deben colocar a 50 metros de distancia del coche, con el objetivo de que los demás conductores puedan verlos desde al menos 100 metros de distancia. Ponerlos pegados al coche, algo que vemos habitualmente, no tiene ningún sentido, porque cuando los otros conductores los detecten quizás sea ya demasiado tarde.

Una vez señalizados, la DGT nos alerta de dos comportamientos totalmente prohibidos y que comprometen nuestra seguridad y la del resto de los usuarios de la vía.

El primero es intentar cambiar la rueda de nuestro coche, si esta se ha pinchado, invadiendo la calzada, ni siquiera parcialmente, ni sentándonos en los quitamiedos. Si vemos que no hay sitio, lo mejor es llamar a asistencia en carretera o a la grúa.

La otra práctica muy peligrosa es la de intentar remolcar nuestro coche con la ayuda de otro. Quizás en carreteras secundarias o en calles de una ciudad, excepcionalmente, se puede llevar a cabo esta maniobra para poner en un lugar seguro al coche averiado, pero en autopistas y autovías está totalmente prohibido: llamar a la grúa para que se encargue es la mejor solución.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche