Las autoescuelas aconsejan no cambiar de marcha “de oído”

Las autoescuelas aconsejan no cambiar de marcha “de oído”

13 septiembre, 2013

La Confederación Nacional de Autoescuelas avisa de que esta es una práctica que va en contra de una conducción eficiente. La CNAE ha aprovechado para dar otras recomendaciones relacionadas con el ahorro de combustible coincidiendo con la Semana Europea de la Movilidad.

Cambiar las marchas “de oído” o conducir a tirones, cambiando constantemente de velocidad, no es lo más aconsejable para ahorrar combustible, según ha señalado la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), que ha publicado una serie de consejos para conducir de una manera más eficiente coincidiendo con la Semana Europea de la Movilidad.

Bajo el lema ‘Muévete por un aire más limpio’, la Semana de la Movilidad pretende, desde el 16 al 22 de septiembre, que los ciudadanos reflexionen sobre el impacto que produce el transporte en el aire urbano.

Concretamente, la CNAE señala que es conveniente no pisar el acelerador en el momento del arranque y utilizar la primera marcha únicamente para iniciar el movimiento. En motores turbo es preciso esperar tres o cuatro segundos una vez arrancado el motor y antes de iniciar el movimiento.

Al cambiar de marchas, pese a que muchos conductores utilizan el oído para aumentar la marcha, las autoescuelas recuerdan que no es lo más eficiente. Según la CNAE, es conveniente cambiar de primera a segunda tras dos segundos o seis metros de recorrido; de segunda a tercera, a partir de los 30 km/h; de tercera a cuarta, a partir de los 40 km/h y de cuarta a quinta, a partir de los 50 km/h.

Cuando se vaya a decelerar o detener el vehículo, es preciso levantar totalmente el pie del acelerador cuando se comience a detener el vehículo. Si, además, habiendo levantado el pie del pedal, se circula con una marcha engranada, por encima de 20 km/h y del régimen de ralentí, no se consumirá carburante. Por último, en cuanto a la detención del vehículo, la CNAE recomienda reducir la marcha lo antes posible y, en detenciones de más de un minuto, apagar el motor.

Mantenimiento de neumáticos

Sobre el mantenimiento de los neumáticos, la presión de los neumáticos debe ser revisada una vez al mes. Las indicaciones suelen venir reflejadas bien en el bastidor de la puerta o en el interior de la tapa del depósito. Es conveniente que, durante esta revisión, los neumáticos estén fríos, es decir, que no haya recorrido más de tres kilómetros a baja velocidad (en vías de poblado).

Además, Ramos insiste en que, para que su comportamiento sea eficaz tanto en seco como en mojado, “los canales de la banda de rodadura deben tener una profundidad igual o superior a los 1,6 mm“. Los neumáticos han de responder a las medidas, código de velocidad 205/50 R 91H y código de carga 205/50 R 91H homologados para cada vehículo. En el caso de utilización de un remolque, la presión de los neumáticos traseros debe aumentar al menos 0,4 bar.

No te pierdas nuestros reportajes sobre conducción eficiente

Conducción eficiente: ¿técnica o actitud?

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba